martes, 3 de julio de 2012

-Pinturas rupestres en Atapuerca.

Aunque existen indicios muy antiguos de manifestaciones artísticas como huesos grabados o pequeñas estatuillas, las pinturas rupestres son las más abundantes y significativas. Las paredes de las cuevas aparecen pintadas hace 30.000 años, y ponen en evidencia las reflexiones que los seres humanos realizaron sobre su entorno. Al mismo tiempo, la pintura no solo indica una capacidad artística sino una especialización del trabajo. El pintor no caza, hay alguien que consigue el alimento por él.
Ídolo de la Galería del SílexLas pinturas de la Grotte Chauvet (30.000 años), Altamira (15.000 años) o Lascaux (15.000 años) presentan unas características comunes. Siempre aparecen en el interior de las cuevas, en zonas oscuras y a menudo profundas. Se decoran tanto el techo como las paredes en representaciones abundantes que configuran verdaderos santuarios.
Los animales más representados son los grandes herbívoros como bisontes, ciervos, caballos, rinocerontes que a menudo aparecen acompañados de grandes carnívoros como los leones. Aunque las figuras son abundantes no existe una relación entre ellas, no configuran escenas sino un cosmos de figuras inconexas. En la entrada de la Cueva Mayor de la Sierra de Atapuerca se conserva en muy mal estado una pintura de una cabeza de caballo, en color rojo que probablemente pertenece al período paleolítico.
La pintura y el arte son una forma de desarrollo tecnológico y cultural. La primera especie conocida que practica el arte sistemáticamente es Homo sapiens. Para ello se utilizaban minerales como ocres, hematites o carbón, mezclados con agua. La técnica pictórica consistía en aplicar los minerales directamente sobre la roca. Para iluminar el interior de la cavidad preparaban pequeñas lámparas en las que quemaban tuétano.
Al final del Paleolítico y principios del Neolítico aparece una nueva manera de pintar las cuevas, ahora las pinturas se hacen en las paredes exteriores, en las más soleadas, y en ellas aparecen escenas con unos cazadores, cargados con sus arcos y flechas, en movimiento, que cazan ciervos y jabalíes. En otras ocasiones las pinturas representan escenas de recolección, rituales o danzas. Estas pinturas se realizaban con los  mismos pigmentos que las de los períodos anteriores, sin embargo se utilizaba la barba de la pluma para el trazo de las figuras. Con la barba de la pluma se consiguen líneas sinuosas y sugerentes.


Simulación de una pintura rupestre.Las pinturas de la Galería del Sílex

En el interior de la Galería del Sílex y a modo de santuario, aparecen 53 paneles repletos de grabados y pinturas, negras y rojas. Son representaciones abstractas de formas lineales y geométricas (retículas simples y con apéndices laterales, parrillas, trazos simples, puntos formando hileras, arboriformes, pectiniformes, tectiformes, zig-zags, serpentiformes...), el significado de las cuales, es por ahora, desconocido. Estas pinturas están acompañadas de una gran variedad de representaciones humanas (antropomorfos) y de animales. Según las dataciones realizadas recientemente, estas pinturas pertenecen a la primera mitad de la Edad del Bronce.

Fuente: http://www.arqueolab.org/las-pinturas-rupestres

No hay comentarios:

Publicar un comentario