viernes, 13 de septiembre de 2019

-Hallazgos en cueva Covaneria, en el corazón de Ojo Guareña.

Fuente: https://www.diariodeburgos.es/noticia

Las arqueólogas Ana Isabel Ortega y Leire Pérez y la antropóloga Marta Yustos trabajan seis horas diarias desde el pasado día 2 en una angosta cavidad de apenas medio metro de anchura, dos de altura y seis de profundidad. Excavan en busca de los restos de Homo Sapiens que esconde una galería sepulcral, una oquedad a la que se llega tras trepar dos metros y que está situada en un lateral a la entrada de la cueva Covaneria, en el corazón de Ojo Guareña. Allí, los hombres del Neolítico, que vivieron en este mágico y recóndito emplazamiento entre hace 3.000 y 5.000 años, decidieron dejar los restos de 13 niños, entre ellos, dos fetos que no llegaron a superar los seis meses de gestación, así como infantes de hasta 12 años. En total, se han localizado ya restos de un total de veinte individuos, pero solo dos son jóvenes y cinco, adultos.
Covaneria, a apenas unos cientos de metros de las entradas a las conocidas Cueva Palomera y Prado Vargas, todas de Ojo Guareña, encierra un secreto aún sin desentrañar y al que podría arrojar luz un proyecto de excavación más ambicioso que permitiera investigar en las numerosas cavidades del complejo kárstico, en las que el Grupo Edelweiss y la directora de la excavación, Ana Isabel Ortega, ya han localizado restos humanos, de su arte o de su industria.


Esta profesional de la Fundación Atapuerca, a la que la Junta de Castilla y León ha encargado los trabajos de excavación, estudio y analíticas de lo hallado en Covaneria, junto al antropólogo Antonio Molina, no duda en afirmar que esta pequeña galería sepulcral «es algo excepcional y un lugar especial». «Es un yacimiento que merece la pena porque aparecen muchos niños, a diferencia de lo que sucede en otras cavidades tanto de Ojo Guareña como de otros lugares», añade. En esta campaña ya suman un total de 243 restos humanos, aunque no se sabe aún a cuantos individuos pertenecen.
El Grupo Edelweiss dio con los primeros restos humanos de Covaneria en 1984. En 2017 se produjo un expolio y ello llevó a iniciar una primera campaña de excavación el pasado año. Entonces se encontró un neonato identificado gracias a una pelvis de unos pocos centímetros correspondiente a un feto de solo seis meses de gestación. Ahora se han multiplicado los dientes de niños y las diminutas falanges, además de aparecer otra pequeña pelvis algo mayor, lo que casi confirma la existencia de un segundo neonato, como mínimo.
Se han sacado, aunque en mayor medida el pasado año, restos de cerámica entremezclados con los huesos. No se sabe si metían los huesos en recipientes de cerámica o estos últimos acompañaban a los restos a modo de ofrenda. Lo que si parece claro es que «pudiera haber habido rituales», como explica Ortega y estos rituales hacen de este lugar un espacio a proteger en el futuro. Además, ha vuelto a ser expoliado a principios de año.


«Posiblemente crezca el número de individuos con los restos hallados, pero no lo sabemos con certeza», explica la arqueóloga. Queda por delante un gran trabajo de encaje de piezas y de análisis de estos restos en el laboratorio del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, CENIEH. El equipo esperaba acabar este año, pero ha descubierto que aún queda mucho material por extraer, por lo que confía en el apoyo de la Junta para continuar con una nueva campaña en 2020.
en busca del cromañón. Las investigaciones realizadas por Ortega y su equipo con el apoyo de Edelweiss desde 2016 han servido para saber mucho más de la secuencia de la vida en Ojo Guareña. También se conoce que hubo humanos Neandertales, hace 47.000 años en Prado Vargas, gracias al trabajo del equipo de la arqueóloga Marta Navazo. La Sala de las Pinturas de Cueva Palomera y Keimada esconden el arte rupestre de los primeros hombres Cromañón de hace unos 12.000 a 13.000 años. En la entrada de Cueva Kaite han hallado restos, sobre todo, de adultos, de hace 5.700 años, y ahora, los de Covaneria, más recientes. También están constatadas las primeras incursiones al interior de Ojo Guareña, datadas en hace 18.000 años y otras más recientes hace 8.000. «Vemos que las cuevas, la zona oscura de Ojo Guareña ha sido reiteradamente ocupada, pero faltan de localizar restos de humanos que estuvieran aquí entre hace 30.000 y 15.000 años», señala la arqueóloga de la Fundación Atapuerca. «Se conoce su arte rupestre, pero no dónde vivían» y ese será el gran objetivo de esta profesional en busca del hombre Cromañón.

miércoles, 7 de agosto de 2019

-Ojo Guareña aportará datos de los últimos neandertales.

Enlace: https://www.diariodeburgos.es/

El yacimiento de Prado Vargas, en el complejo kárstico de Ojo Guareña (Burgos), permitirá conocer más detalles de la organización social de los últimos neandertales que poblaron la meseta, ha informado a Efe una de las directoras del equipo investigador, Marta Navazo.
Aunque todavía se están haciendo estudios para precisar más la datación de los restos de la cueva, todo apunta a que los sedimentos más recientes son de hace entre 45 000 y 50 000 años, aunque también hay restos más antiguos.
Los investigadores confían en encontrar restos entre los nueve metros de sedimentos acumulados en la cueva, con una antigüedad que aún no se puede precisar, y que supondrán décadas de trabajo.
Tras dos años preparando el yacimiento, desde el 1 de agosto hay un equipo de diez personas trabajando en el interior de la cueva, cuya boca se ha abierto y en la que trabajan sobre una superficie de unos cien metros cuadrados.
El proyecto de investigación, que depende de la Universidad de Burgos y cuenta con apoyo económico y logístico de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de la Merindad de Sotoscueva, está dirigido por Navazo, vinculada a la propia Universidad de Burgos; Alfonso Benito, del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana; y Rodrigo Alonso, del Museo de la Evolución Humana.
Navazo cree que el yacimiento es muy rico porque, aunque no han aparecido restos de homínidos, ya han extraído gran cantidad de fósiles de fauna y herramientas líticas en muy buen estado de conservación.
El equipo investigador está formado por diez personas, todos ellos estudiantes del Grado de Historia y Patrimonio de la Universidad de Burgos o doctorandos, ya que en este momento se están elaborando tres tesis doctorales sobre el yacimiento de Prado Vargas, al tiempo que se prepara un artículo sobre el yacimiento que será publicado en diciembre en una revista científica internacional.

-El trabajo de los voluntarios permite recuperar la Torre del Abad del Monasterio de Rioseco.

Enlace: https://www.burgosconecta.es

Voluntarios trabajando en labores de limpieza en el monasterio de Rioseco./Salvemos RiosecoLa novena semana del voluntariado del monasterio de Santa María de Rioseco, de Valle de Manzanedo, ha recuperado el espacio de la Torre del Abad, la hospedería, las traseras de la iglesia y la despensa (la cilla) del antiguo cenobio benedictino construido en el siglo XIII, abandonado tras la desamortización de Mendizábal y recuperado, poco a poco, a partir de 2010 gracias al colectivo Salvemos Rioseco y las personas que desinteresadamente participan en labores de limpieza y restauración.
El coordinador de Salvemos Rioseco, Juan Miguel Gutiérrez Pulgar, ha destacado la gran labor que han llevado a cabo las más de 150 personas que se acercaron 29 de julio al 4 de agosto hasta el norte de la provincia de Burgos para colaborar con esta causa. «La valoración es muy positiva. Hemos avanzado mucho trabajo», ha declarado.
Además del desescombro de algunas de las dependencias del inmueble, que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde el pasado mes de enero, Gutiérrez Pulgar ha explicado que se han despejado el camino de acceso al monasterio desde Manzanedo y sendas por el interior de las ruinas y se han pintado las verjas. «Ahora da gusto pasear por estas zonas», ha añadido.


Por otro lado, el coordinador de Salvemos Rioseco ha vuelto a hacer un buen balance del ambiente de amistad y compañerismo que se respiró durante los siete días que ha durado la experencia. «Ha sido una semana cargada de vitalidad», ha asegurado Gutiérrez Pulgar, quien ha subrayado la gran importancia que tiene esta actividad en Valle de Manzanedo, un pequeño municipio de Las Merindades que recibió a un número parecido de personas al que conforman su padrón.
Como es habitual, la semana del voluntariado concluyó con la tradicional fiesta del voluntariado, en la que hubo paella solidaria para todos los asistentes, dos conciertos, una visita teatralizada y talleres infantiles.

sábado, 3 de agosto de 2019

-La X Campaña de excavación de Treviño confirma el hallazgo de la cantera más antigua de la península ibérica.

Fuente: https://www.burgosconecta.es

Uno de objetos recuperados en las excavaciones. /BCAndoni Tarriño, director de la X Campaña de Excavación de Treviño, que acaba de concluir, y geólogo del Centro Nacional de investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), ha confirmado el descubrimiento de la cantera más antigua de la península ibérica, Pozarrate, de unos 6.000 años, y en la que cabe destacar la recuperación de una escápula de herbívoro y tres astas de ciervo.
En los trabajos iniciados el pasado 1 de julio en esta cantera neolítica de sílex de Pozarrate, situada en la Sierra de Araico del condado de Treviño (Burgos), se han extraído unos 20 metros cúbicos de escombros mineros y se han recuperado varios miles de fragmentos de sílex como residuos de la explotación y herramientas producto de la actividad extractiva minera, así como siete mazas de ofita y varios percutores de sílex.
«Pero las herramientas mineras más destacadas que hemos hallado son una escápula de herbívoro y tres astas de ciervo, que junto a las nueve recuperadas en campañas anteriores, nos permiten constatar que este yacimiento posee el mayor conjunto de astas asociado a la minería neolítica de sílex en la península», afirma Andoni Tarriño.
Además en esta campaña se ha logrado definir la pared y la base de la cantera, y se ha liberado de escombros el frente rocoso de explotación, que de momento tiene una longitud de 5 metros y 2,5 metros de altura bajo una brecha calcárea de origen antrópico de un metro de espesor. También se ha liberado el plano inclinado rocoso que constituye la base de la cantera en una superficie de 30 m2 que posee una inclinación del 40%. Dicho sustrato rocoso conserva las improntas de los nódulos de sílex extraídos, algunos de más de 40 cm de longitud.

-Atapuerca se confirma como único yacimiento del mundo con hasta cuatro especies humanas.

Fuente:https://www.elespanol.com/cultura

Presentación del balance de la campaña de excavaciones de Atapuerca 2019 desde mediados de junio y hasta finales de este mes.La campaña de excavación de la Sierra de Atapuerca (Burgos) de 2019 ha confirmado la confluencia de hasta cuatro especies humanas en estos yacimientos en un lapso de más de 800 000 años, el Homo antecessor, el Homo heidelbergensis, el Homo neanderthalensis y el Homo sapiens, algo único en el mundo.
En varios de los yacimientos de Atapuerca han aparecido en esta campaña de 2019 herramientas de silex y cuarcita, incluido un cuchillo de dorso de tipología musteriense, que confirman la presencia de neandertales, una especie del Paleolítico Medio, en la Sierra de Atapuerca. Con ello se cierra el círculo de ocupación desde los Homo antecessor (800 000 años) hasta las ocupaciones neolíticas, aunque queda pendiente de establecer la filogenia de la mandíbula fechada en 1,3 millones de años y catalogada como Homo sp (sin filiación).
Estos resultados se han dado a conocer tras concluir la campaña de excavaciones que comenzó el 17 de junio de forma simultánea en nueve yacimientos, en la que ha destacado además la aportación continua de restos fósiles en la Sima de los Huesos de Cueva Mayor, los restos neolíticos del yacimiento del Portalón y en la Cueva del Mirador y la conclusión de la excavación de los niveles TD10 y TD9 en Gran Dolina.

 En la campaña han participado 283 personas de 22 nacionalidades, con, entre otros trabajos, la excavación sistemática en Cueva Fantasma, con hallazgos atribuidos a la especie neandertal, como una pieza de industria lítica, un cuchillo de dorso tipología musteriense, que evidencia el uso de ese espacio por parte de los neandertales.

En otro de los yacimientos, los de Cueva Mayor, concretamente en la Sima de los Huesos, han aparecido decenas de fósiles humanos que auguran importantes descubrimientos, y destacan, de acuerdo al balance aportado a los medios, un fragmento de pelvis, un tipo de fósil muy raro en otros yacimientos del mundo y un hueso temporal que probablemente pertenezca a algunos de los cráneos descubiertos en campañas temporales y que ayudaría a conocer más aspectos relacionados con la audición.
En el Portalón, en el nivel Neolítico, se han hallado uros y caballos así como distintos restos de cultura material como colgantes y restos de industria lítica; y se han recuperado restos humanos muy quemados y una pequeña hacha pulida con roca probablemente traída desde Pirineos o Alpes. En el nivel de Edad de Bronce destaca la presencia de fragmentos de Cogotas, sílex, cuarcita y trozos de areniscas que formaban parte de los molinos de mano.
Y en la Galería de las Estatuas se han excavados dos sectores correspondientes al Pleistoceno Superior que confirman la presencia de neandertales, y se han recuperado restos de fauna, tales como équidos, ciervos y sobretodo bisontes, así como herramientas de piedra, tanto de sílex como de cuarcita. Este año se ha comenzado a trabajar además en La Peredeja en la parte superior, donde han aparecido un rico conjunto de herramientas de sílex y cuarcita realizadas por grupos neandertales posiblemente cazadores y recolectores.
En Cueva del Mirador se han excavado niveles de Neolítico. En el sector 200 se han encontrado restos de episodios de combustión, y de ovejas, cabras, bovinos y caballos salvajes; y en el nivel 100 han aparecido objetos entre los que destaca un brazalete por su rareza, ya que su origen se sitúa en el Levante y sur de la Península.
En cuanto a los Yacimientos de la Trinchera del Ferrocarril, concretamente en Sima del Elefante, se ha conseguido unir las dos áreas excavadas en nivel 7, lo que ha permitido conocer mejor la formación del yacimiento así como reconstruir el medio como un lugar templado y húmedo por la aparición de restos faunísticos.
El nuevo consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, ha confirmado el compromiso de la Junta con los yacimientos y ha pedido ir un paso más, allá incrementando la socialización de los resultados una vez que ya está consolidado este proyecto y se han acometido las infraestructuras necesarias para la investigación, la última de ellas, una cubierta en la Cueva Fantasma, con un coste de 200 000 euros.
Con la finalidad de seguir conociendo más datos sobre otras épocas, el consejero de Cultura y Turismo ha anunciado que se continúa trabajando para completar la protección del yacimiento de El Penal, bajo un presupuesto de 200 000 euros y que espera su finalización para la próxima campaña.

-Investigadores tarraconenses descubren en Atapuerca un pene gigante de oso.

Fuente:https://www.diaridetarragona.com/

El hueso peneano de oso encontrado en Atapuerca durante esta campaña. Foto: Fundación AtapuercaLa campaña de excavación de la Sierra de Atapuerca (Burgos) de 2019 ha confirmado la confluencia de hasta cuatro especies humanas en estos yacimientos en un lapso de más de 800 000 años, el Homo antecessor, el Homo heidelbergensis, el Homo neanderthalensis y el Homo sapiens, algo único en el mundo. En concreto, durante esta campaña destaca el hallazgo de varias mandíbulas y, singularmente, el primer os penis, o hueso peneano de un Ursus dolinensis recuperado hasta la fecha. Con una longitud de más de 20 cm, el báculo del Ursus dolinensis es más largo que el de cualquier especie de oso actual y futuros estudios podrían arrojar datos interesantes sobre el comportamiento sexual de esta especie pleistocena.
El hallazgo de individuos de varias edades y de ambos sexos permite además hipotetizar sobre el uso simultáneo de la cueva por machos y hembras.
Además, en la Galería de la Estatuas durante la campaña de 2019 se ha excavado en dos sectores distintos que corresponden al Pleistoceno Superior, en un momento en el que la sierra de Atapuerca estaba habitada por Neandertales. En la presente campaña se han recuperado tanto restos de fauna como herramientas de piedra.
De los restos de macrofauna, los más abundantes son los de équido (familia de los caballos), los de ciervo y de bisonte. Algunos de estos restos han sido fracturados en fresco para la extracción de médula y también muestran marcas de corte. Esta campaña se ha recuperado un resto de costilla que preserva una marca de corte con restos de la herramienta que la produjo incrustada.
En varios de los yacimientos de Atapuerca han aparecido en esta campaña de 2019 herramientas de silex y cuarcita, incluido un cuchillo de dorso de tipología musteriense, que confirman la presencia de neandertales, una especie del Paleolítico Medio, en la Sierra de Atapuerca.
Con ello se cierra el círculo de ocupación desde los Homo antecessor (800 000 años) hasta las ocupaciones neolíticas, aunque queda pendiente de establecer la filogenia de la mandíbula fechada en 1,3 millones de años y catalogada como Homo sp (sin filiación).

Estos resultados se han dado a conocer tras concluir la campaña de excavaciones que comenzó el 17 de junio de forma simultánea en nueve yacimientos, en la que ha destacado además la aportación continua de restos fósiles en la Sima de los Huesos de Cueva Mayor, los restos neolíticos del yacimiento del Portalón y en la Cueva del Mirador y la conclusión de la excavación de los niveles TD10 y TD9 en Gran Dolina.
En la campaña han participado 283 personas de 22 nacionalidades, con, entre otros trabajos, la excavación sistemática en Cueva Fantasma, con hallazgos atribuidos a la especie neandertal, como una pieza de industria lítica, un cuchillo de dorso tipología musteriense, que evidencia el uso de ese espacio por parte de los neandertales.

En otro de los yacimientos, los de Cueva Mayor, concretamente en la Sima de los Huesos, han aparecido decenas de fósiles humanos que auguran importantes descubrimientos, y destacan, de acuerdo al balance aportado a los medios, un fragmento de pelvis, un tipo de fósil muy raro en otros yacimientos del mundo y un hueso temporal que probablemente pertenezca a algunos de los cráneos descubiertos en campañas temporales y que ayudaría a conocer más aspectos relacionados con la audición.
En el Portalón, en el nivel Neolítico, se han hallado uros y caballos así como distintos restos de cultura material como colgantes y restos de industria lítica; y se han recuperado restos humanos muy quemados y una pequeña hacha pulida con roca probablemente traída desde Pirineos o Alpes.
En el nivel de Edad de Bronce destaca la presencia de fragmentos de Cogotas, sílex, cuarcita y trozos de areniscas que formaban parte de los molinos de mano.
Y en la Galería de las Estatuas se han excavados dos sectores correspondientes al Pleistoceno Superior que confirman la presencia de neandertales, y se han recuperado restos de fauna, tales como équidos, ciervos y sobretodo bisontes, así como herramientas de piedra, tanto de sílex como de cuarcita.
Este año se ha comenzado a trabajar además en La Peredeja en la parte superior, donde han aparecido un rico conjunto de herramientas de sílex y cuarcita realizadas por grupos neandertales posiblemente cazadores y recolectores.
En Cueva del Mirador se han excavado niveles de Neolítico. En el sector 200 se han encontrado restos de episodios de combustión, y de ovejas, cabras, bovinos y caballos salvajes; y en el nivel 100 han aparecido objetos entre los que destaca un brazalete por su rareza, ya que su origen se sitúa en el Levante y sur de la Península.


En cuanto a los Yacimientos de la Trinchera del Ferrocarril, concretamente en Sima del Elefante, se ha conseguido unir las dos áreas excavadas en nivel 7, lo que ha permitido conocer mejor la formación del yacimiento así como reconstruir el medio como un lugar templado y húmedo por la aparición de restos faunísticos.
El nuevo consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, ha confirmado el compromiso de la Junta con los yacimientos y ha pedido ir un paso más, allá incrementando la socialización de los resultados una vez que ya está consolidado este proyecto y se han acometido las infraestructuras necesarias para la investigación, la última de ellas, una cubierta en la Cueva Fantasma, con un coste de 200 000 euros.
Con la finalidad de seguir conociendo más datos sobre otras épocas, el consejero de Cultura y Turismo ha anunciado que se continúa trabajando para completar la protección del yacimiento de El Penal, bajo un presupuesto de 200 000 euros y que espera su finalización para la próxima campaña.

miércoles, 17 de julio de 2019

-Atapuerca empieza a desenterrar el nivel superior de varias cavidades.

Fuente:http://www.elcorreodeburgos.com/

Excavación en el costado derecho de Mirador, con 12 metros cuadrados. - R. OCHOAEl trabajo en la zona superior de la Sierra de Atapuerca se multiplica campaña tras campaña pero nunca ha sido tan evidente como este año. Tras ganar un yacimiento enorme en Cueva Fantasma con los ansiados restos de neandertal ahora la parte más alta de la sierra, las cavidades del sector meridional del Monte de San Vicente, empiezan a reclamar su hueco. Son los yacimientos de Mirador y Paredeja.

En el primero se trabaja desde los años 90. Se inició un sondeo que se convirtió en un pozo de 22 metros en busca de neandertales. No tocaron el techo de la cavidad porque cuando fue inseguro se cerró.
Cambiaron de estrategia y se abrieron dos espacios en los laterales de la cueva ya que el equipo se mostraba convencido de estar en la entrada de un complejo interno de galerías colmatado hasta el techo. «Nuestra hipótesis es que Mirador es la entrada a un sistema similar al de Portalón pero se colmató hasta el techo. Por eso hicimos sondeos escalonados entre el techo y la pared para busca la conexión y, de momento, la cosa va bien porque la cueva se abre, no se cierra, y podemos seguir bajando porque hay recorrido», señala el coordinador del yacimiento, Josep María Vergés.

Explica, además, que «si realmente es un sistema, estamos en las cotas altas y podíamos encontrar ocupaciones muy antiguas».
En cuanto a la Paredeja, se empezó a analizar el año pasado. Un pequeño espacio en la pared que dejó abierta una cantera, de las muchas que hay en la zona. «El año pasado limpiamos el corte e hicimos unos escalones para verificar el depósito, pero hemos descubierto que en realidad es una cueva que se ha colmatado y que la cantera ha dejado al descubierto», explica la responsable de los trabajos, Marta Navazo. De esta manera, en los trabajos que se siguen desarrollando y que han cambiado totalmente la zona, se han descubierto tres grandes paquetes, aunque de momento solo se trabaja en uno.

También están realizado trabajos con maquinaria pesada porque «nos han aparecido bloques muy grandes y estamos eliminándolos para ver si hay niveles arqueológicos por debajo ya que el sondeo previo parece que bajaba bastante». En la próxima campaña tratarán de analizar la profundidad de la Paredeja para abordar si se excava en extensión como un yacimiento tradicional al estilo de Dolina y Fantasma. «Aquí están mirando hacia el Arlanzón, debajo justo de la Cueva del Mirador y es como otro complejo que se diferencia un poco en las herramientas y material que fabrican aquí y nos complementa con los yacimientos de esta cronología que tenemos en la sierra en la zona del río Pico y en Trinchera», explica la profesora de la UBU.
De sepulcro a redil
La cueva de Mirador, además de intentar abrir el interior de las galerías, obtiene al mismo tiempo un importante registro. Ahora trabajan en niveles Neolíticos en las dos áreas de excavación (en la fase final del periodo con 5.700 años y otro antiguo de 6.700 años). Las dos se usan como redil de ganado, principalmente cabras y ovejas aunque han aparecido restos de caballo salvaje. «Este yacimiento es famoso por ser una de las mejores cuevas redil de la península a nivel de registro», explica Vergés.

La información que aporta sobre el pastoreo entre los primeros ganaderos de la historia pero que «no ha cambiado mucho frente a lo que ha nos ha llegado a nosotros». Entre las diferencias está la gestión del estiércol que ellos quemaban pero ahora se utiliza como fertilizante. Sí coinciden prácticas como la separación de hembras gestantes o recién paridas organizando los espacios de la cueva. Otra práctica que se mantiene es el ramoneo.

Los pastores de Mirador recogían ramas de la zona que conservaban para dar a los animales en momentos donde no podían salir a pastar. Una práctica conocida en la cuenca mediterránea y en la península ibérica. «Estamos viendo que las prácticas ganaderas de la actualidad tienen su origen en el Neolítico», señala Vergé.
Los estudios se suceden. Un grupo de químicos del País Vasco analizan el estiércol donde localizan progesterona la hormona asociada al parto y que coinciden con los abortos y la presencia de individuos inmaduros que aporta el registro arqueológico.

El cambio de uso de esta cueva es lo que sorprende al equipo de Atapuerca. Porque, en niveles superiores se han encontrado usos funerarios y ambos se intercalan. Se localizó un sepulcro colectivo del Calcolítico (4.500 años) que terminó de excavarse el año pasado con restos que habían sido canibalizados, hervidos en concreto. Otros restos del Neolítico aparecieron en el sondeo vertical. Eran unos cráneos cortados que también habían sido hervidos. También hay enterramientos en el Bronce inicial y medio para después utilizar este abrigo como redil de nuevo. «El cambio de uso de la cueva podría estar relacionado con la sustitución de poblaciones, se despobla la zona, y vienen después a utilizarlo sin saber que se usó como redil», explica Vergés.
350 herramientas
De la Paredeja se sabe que pertenece al Paleolítico medio y la tecnología de la herramientas habla de un asentamiento neandertal. Solo se excava la parte superior del yacimiento y se encuentran «muchísimas herramientas de una clase de sílex cretácico parece todo tipo de herramientas, las lascas, cuchillos de piedra elaborados con material de la zona», resume Navazo.

Desde que arrancaron la campaña, a mediados de junio, han obtenido 350 piezas lo que «nos indica una densidad muy grande y la posibilidad de que gane profundidad». Una situación «emocionante» que «nos saca de nuestra zona de confort». De esta manera, pasan de las ocupaciones esporádicas de yacimientos al aire libre de comunidades neandertales al borde del río Pico, a un yacimiento que parece mucho más potente de lo que se pensaba en un inicio.

-La Paredeja comienza a dar sus frutos con el descubrimiento de 350 piezas de grupos neandertales del Paleolítico Medio.

Enlace: https://www.burgosconecta.es

Yacimiento de Cueva del Mirador. /Ricardo Ordóñez / ICALEl yacimiento de La Paredeja, en la Sierra de Atapuerca en la provincia de Burgos, que comenzó a excavarse en el año 2018, ha empezado a dar sus frutos durante esta campaña, y destaca como uno de los yacimientos en el que sus responsables ponen más ilusión. De momento, se han encontrado un total de 350 piezas de herramientas, que fueron fabricadas por grupos neandertales del Paleolítico Medio, tal y como ha señalado la profesora e investigadora de la Universidad de Burgos y responsable del yacimiento, Marta Navazo.
Este yacimiento, tal y como ha recordado la responsable del mismo durante la presentación a medios de los trabajos que se están llevando en la sierra de Atapuerca, comenzó a excavarse después de que uno de los codirectores de Atapuerca, Eudald Carbonell, mientras paseaba por el lugar, viese en el «corte de la antigua cantera alguna herramienta y evidencia de que podría hacer algún yacimiento arqueológico». Durante la pasada campaña, según ha explicado Navazo, «parecía que habíamos encontrado dos o tres niveles», y este año lo que se ha hecho ha sido «abrir y empezar a excavar el primer de ellos».
«Hemos diferenciado tres grandes paquetes en la parte de arriba», ha señalado, en los que se encuentran trabajando actualmente, y donde «están apareciendo muchísimas herramientas». Por debajo, se encuentra otro nivel que se comenzará a excavar «en años venideros», ha afirmado.
Pese a no tener datación, la responsable del yacimiento ha indicado que las herramientas encontradas podrían haber sido fabricadas en el Paleolítico Medio, entre hace 50.000 y los 70.000 años, y ha añadido que únicamente están haciendo una «pequeña cata», por lo que «la densidad de materiales es muy grande».

Cueva del Mirador

Asimismo, durante la visita al yacimiento de Cueva del Mirador, el responsable del mismo, Josep María Vergès ha explicado que la hipótesis que barajan es que esta cueva es la «boca a un sistema kárstico». Por el momento, según ha asegurado Vergès, «se les abre la cueva», por lo que pueden continuar bajando y «tienen recorrido». Asimismo, el sondeo realizado les da información sobre ocupaciones correspondientes al Paleolítico Superior Final, con una antigüedad «de algo más de 13.000 años». «Pensamos que tendremos también parte del Mesolítico, con dataciones de entre 7.000 y 8.000 años y pico», ha señalado el responsable, incluso consideran que «puede haber ocupaciones anteriores».
En el yacimiento de Cueva Mayor, que se encuentra ubicado en la zona sur de la Sierra de Atapuerca, el objetivo de los investigadores durante la campaña actual era continuar interviniendo en los sectores 100 y 200. En el sector 100 la estrategia que se está llevando a cabo es profundizar de forma escalonada, apegados a techo y a la pared norte, con el objetivo de conocer la progresión de la cavidad en el plano horizontal.
Tal y como ha recordado el responsable del yacimiento, durante esta campaña se está excavando también en los niveles abiertos el pasado año, el MIR108, 109, 202 Y 206, el penúltimo de los cuales presenta restos atribuidos al sepulcro colectivo (MIR 203). En relación al sepulcro colectivo, Vergès ha explicado que la Cueva del Mirador, en un primer momento, tras llegar los agricultores y ganaderos, fue utilizada como «cueva redil y hábitat», y durante todo el Neolítico, se utilizó para este fin.
Sin embargo, en un momento dado, esta cueva deja de utilizarse como redil y se empieza a usar como cementerio, época que corresponde al hallazgo del sepulcro colectivo. «Durante prácticamente mil años están utilizándola como cementerio», ha apuntado Vergès, para posteriormente volver a ser usada como cueva redil. El motivo del cambio es desconocido para los investigadores, aunque aventuran que pudo deberse a un cambio poblacional.
A preguntas de los periodistas acerca de si esperan encontrar restos humanos en Cueva del Mirador durante la recta final de esta campaña, el responsable del yacimiento ha señalado que estos ya fueron encontrados el año pasado, correspondientes al Neolítico Final, y que actualmente se encuentran excavando «niveles de redil sin restos humanos».
Actualmente, se están llevando a cabo dos sondeos «para intentar localizar las galerías» que creen que existen debajo de la boca de la cueva. Con estos sondeos están llegando a niveles correspondientes al Neolítico Antiguo y al Neolítico Medio, y en ambos están encontrando niveles de redil. Tal y como ha explicado el responsable del yacimiento, Cueva del Mirador «es famosa por ser una de las mejores cuevas redil de la península», y los datos que están obteniendo les están aportando mucha información sobre «la gestión que se hacía de los rebaños en ese momento».

-Atapuerca, a por la secuencia de la evolución desde hace 1,4 millones de años.

Enlace:https://www.burgosconecta.es/

Investigadores trabajando rn Atapuerca. /Ricardo Ódoñez / ICALEl equipo de investigación de Atapuerca, en Burgos, se centra ahora en completar la secuencia de la evolución humana, desde hace 1,4 millones de años, en un complejo en el que en esta campaña trabajan unos 200 investigadores en nueve yacimientos, solo una parte de los que hay en la zona, según informa la Agencia EFE.
Durante una visita organizada para periodistas prácticamente en el ecuador de la campaña de excavaciones, uno de los responsables del trabajo en Gran Dolina, Andreu Oguet, ha explicado que en esta parte emblemática de los yacimientos, donde se localizaron restos de una nueva especie, catalogada como Homo Antecessor, esperan llegar en cuatro o cinco campañas al nivel TD-6, donde aparecieron esos restos.
También ha insistido en la importancia del yacimiento, situado en la Trinchera del Ferrocarril, para intentar completar la secuencia que va desde los 250.000 a los 450.000 años, una época de la que hay muy pocos restos, y por tanto poca información, en Europa.
Otro equipo de investigadores trabaja por debajo de ese estrato, en niveles más antiguos, en el denominado TD-4.

Una de sus responsables, María Martinón-Torres, directora también del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, ha explicado que en ese nivel hay restos de más de 850.000 años de antigüedad, por lo que sus objetivos son determinar si esa presencia de homínidos, más escasa que en el TD-6, guarda alguna relación con los niveles superiores o con otra parte emblemática de los yacimientos, la Sima del Elefante.
Allí trabaja otro equipo, liderado por Rosa Huguet, que ha conseguido unir, bajo el nivel del suelo, las dos partes en las que se trabajaba en la zona más antigua del yacimiento, con entre 1,3 y 1,4 millones de años de antigüedad, justo debajo de donde se localizó hace unos años un resto de homínido de, al menos 1,1 millón de años.
A su juicio, tendrán trabajo para entre cuatro y cinco años en una zona en la que esperan encontrar vestigios de los primeros pobladores de Atapuerca y de Europa Occidental.

De momento, han encontrado en esta campaña huesos fracturados en fresco, aunque tendrá que esperar al trabajo de laboratorio para determinar si esas fracturas fueron ocasionadas por animales carnívoros o por homínidos.
Sin embargo, donde este año se están concentrando buena parte de los esfuerzos de los investigadores es en Cueva Fantasma, donde en 2016 apareció en una cata un parietal que, aunque todavía no está plenamente documentado, ningún miembro del equipo duda de que se trata de parte de un Neandertal.
Una de las responsables del yacimiento, Ana Isabel Ortega, ha explicado que se trata de un yacimiento en el que se trabaja con dos equipos, uno para abarcar los trabajos en extensión y otro volcado en una cata para conocer mejor la secuencia de lo que en su día fue una cueva con más de una entrada, hoy completamente cubierta de materiales.

La mayor complejidad está provocada por su gran superficie, de unos 300 metros cuadrados, lo que hace que el trabajo vaya muy lento y solo hayan podido profundizar hasta ahora unos diez centímetros.
«Trabajamos en el nivel donde apareció el parietal y lo hacemos con mucha emoción; hace unos días llegamos a pensar que habíamos encontrado otro fragmento de cráneo, que finalmente resultó ser de un oso«, ha apuntado Ana Isabel Ortega.
Precisamente la gran acumulación de restos de osos es un problema en otra parte de los yacimientos, en la Sima de los Huesos, la parte más antigua de Cueva Mayor, con una antigüedad que supera los 400.000 años.
Hay restos de unos doscientos osos que cubren prácticamente los de 28 individuos que deben estar casi completos, aunque solo se ha podido sacar una parte mínima.
El director de esta parte de los yacimientos y codirector de todo el complejo, Juan Luis Arsuaga, ha insistido en que su catalogación como Homo Heidelbergensis no es del todo precisa, dado que solo indica que son anteriores a los neandertales; cree que su calificación de preneandertales es demasiado imprecisa y que «deberían merecer un nombre propio».

Los esfuerzos del equipo de este yacimiento y el de Galería de las Estatuas, también en Cueva Mayor, que es un yacimiento con restos algo más reciente pero «extraordinariamente preservados, al estar el yacimiento prácticamente sellado». Arsuaga ha recordado que ya secuenciaron ADN de la Sima de los Huesos, aunque solo una parte mínima de un individuo, un 0,01%.
Aunque seguirán trabajando con ese objetivo, sobre todo para estudiar posibles relaciones entre los individuos que están en la sima, lo que ayudaría a comprobar si es cierta la teoría de Arsuaga, que apunta a una acumulación de restos intencionada, seguramente en una especie de rito funerario.
«El problema es la conservación del ADN, pero también que se trata de estudios muy caros, en ocasiones de cientos de miles e incluso millones de euros«, ha explicado.
Arsuaga ha insistido también en la importancia de la parte más reciente del yacimiento, la denominada Portalón, en la que se trabaja en niveles de hace unos 7.000 años, cuando llegaron a la zona los primeros agricultores y ganaderos, probablemente de la estepa ucraniana, y se mezclaron con la población local.
«Si escribiera una novela sobre Atapuerca, seguramente me inclinaría por esa época, porque es muy atractivo el momento en que se generan las bases de la que hoy es nuestra cultura«, ha afirmado Arsuaga. De hecho, ha insistido en que parte de los terrenos de cultivo que se ven para acceder a los yacimientos de Atapuerca comenzaron a cultivarse seguramente en ese momento.

domingo, 14 de julio de 2019

-Finalizan las excavaciones en La Sequera de Haza.

Enlace:https://www.diariodeburgos.es


Concluyó en la ermita de San Nicolás de La Sequera de Haza la campaña de excavaciones que un grupo de estudiantes e investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid ha llevado a cabo durante los últimos días, y los resultados no pueden ser más positivos, ya que han hallado un horno de metales que datan entre los siglos VII y XII y del que apenas hay ejemplares descubiertos para poder establecer una comparativa.
Esta estructura de combustión ha sido excavada en el interior de la ermita, tiene unos tres metros de longitud y hace una especie de codo. «Es alargada, con dos posibles cámaras, contiene restos de adobe formando una cúpula en la cámara y en él han aparecido bastantes restos de fundición de cobres», explica Alberto Polo, director de esta campaña, que confiesa que mientras excavaban todo parecía indicar que se trataba de un horno, hasta que el jueves lo confirmaron gracias a la aparición de restos de cenizas en la parte más baja y la cámara del horno perfectamente recortada en el geológico.
Según el arqueólogo, esto viene a indicar que antes de que se construyera la ermita ese espacio fue el lugar central de una comunidad de aldea, que vivía y desarrollaba sus actividades en ese lugar. «Creemos que el funcionamiento de ese horno puede corresponder con el uso de los silos hallados el año pasado, mientras que la estructura de posible cabaña de la que encontramos restos en el 2018 es todavía anterior, porque está muy pegada al horno y parece complicado que pudieran coexistir», comenta Alberto Polo, que reconoce que cuando acabó la campaña pasada sabían que en ese lugar podía haber algo, pero desconocían el qué, e incluso pensaban que podría tratarse de sepulturas.
Además de descubrir este casi inédito horno, los trabajos también se han desarrollado en el exterior de la ermita, en la zona en la que se halla la necrópolis y donde el año pasado ya se excavaron varias tumbas. Este año se han descubierto tres nuevas antropomorfas, con restos humanos y que ubican entre los siglos VIII y XI. «Hemos descubierto que hay remociones de los cuerpos, es decir, que los movían, o sacaban huesos de unos para meter otro cuerpo», señala Polo, que recuerda que también han excavado varios osarios que ofrecen información sobre las personas que habitaban ese espacio. Hoy, a las 10 horas, habrá una visita guiada por la ermita y a las 18 un taller participativo.