miércoles, 23 de julio de 2014

-Una visita a San Pedro de Cardeña.



-Los 23 individuos de El Mirador son similares a poblaciones alemanas.


El yacimiento de la Cueva de El Mirador funcionó como una cámara dolménica hace 4.400 años, en el periodo Calcolítico (entre el Neolítico y la Edad del Bronce). Hasta el momento los investigadores han conseguido sacar a la luz los restos de 23 individuos y las primeras pruebas de ADN confirman que tienen parecidos con las poblaciones neolíticas alemanas. Las razones de esa similitud las determinarán nuevos estudios, así como también si pertenecían o no a una misma familia o a un mismo grupo. 
Los restos encontrados se encuentran en muy buen estado de conservación. Pueden verse diferentes partes del cuerpo (el fémur derecho ha servido para determinar el número de individuos), sin embargo los científicos estaban extrañados de que faltaran varios cráneos. El misterio ha quedado resuelto esta campaña al seguir excavando más a fondo: estaban colocados en las paredes de la cueva debido a la reutilización del sepulcro. Se han recuperado ocho. «El cráneo es el elemento que tiene más volumen, como el sepulcro se iba reutilizando, el cráneo molestaba en la zona central y lo apartaban. De este modo, en la parte central de esta cavidad los cuerpos aparecen en conexión anatómica y hacia el perímetro aparecen huesos sueltos. Siempre es la misma dinámica. Sería un poco como pasa en los cementerios actuales», apuntó Josep María Vergés, coordinador de las excavaciones en este yacimiento. 
Poco a poco se van conociendo más datos sobre los usos que tuvo esta cueva.  Miguel Ángel Valdivielso Hasta el momento se han contabilizado 23 individuos (uno ha salido a la luz esta campaña) y todo indica que podría ser la cifra definitiva. La mayoría de ellos tienen entre 20 y 40 años y sorprende sobremanera que la escasez de individuos infantiles. «Lo normal es que hubiera más individuos infantiles, debido a que la mortalidad a esas edades era alta, pero hay 3 o y el resto son adultos», añadió el investigador.

Tampoco se ha determinado cuántos son hombres y cuántas mujeres y si estaban o no emparentados. «Si eran de la misma familia el enterramiento se prolongaría durante muchos años pero si son de una comunidad o de distintos grupos familiares sería un periodo más corto. Hasta ahora nos hemos centrado más en caracterizar a la población para ver a qué otras poblaciones se parecen y no tanto el sexo».
Precisamente, los análisis de ADN practicados a estos restos fósiles han puesto de manifiesto su enorme parecido con los grupos del Neolítico de Alemania. «Parece que hay relaciones con Alemania, no se sabe si unos bajan o otros suben... Tenemos que seguir trabajando sobre el tema. El ADN está bien conservado, lo que permite obtener mucha información».
Vergés aseguró que el estudio genético de las poblaciones requiere mucho tiempo y, además, es una disciplina relativamente reciente. «Todos los datos nuevos que obtengamos son muy interesantes y permitirán establecer el mapa genético». 
 
Precisamente, la revista científica Postone publicará próximamente un artículo sobre la genética de los individuos de la cueva de El Mirador. Y es que este yacimiento tiene una de las secuencias más completas y antiguas del Neolítico de la península. Las secuencias están completas y separadas, lo que permite hacer una radiografía cultural y ambiental de los antiguos pobladores. 
Otro detalle que ha llamado la atención de los investigadores es que los restos no tienen ofrendas junto a ellos. «Eran muy austeros. Solo hemos encontrado tres cuencos lisos sin decoración, conchas fluviales nacaradas, candiles de asta de ciervo y una aguja para el moño de hueso».
 
Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z8A08477D-DBCE-81B5-E8923759BCF856C1/20140722/23/individuos/mirador/parecen/poblaciones/alemanas

-"La Cuna de la Humanidad" reúne en el MEH la evolución humana africana y europea.

 Miguel Ángel ValdivielsoEl Museo de la Evolución Humana acoge desde hoy y hasta el mes de diciembre una muestra única: ‘La Cuna de la Humanidad’. Una exposición internacional que reúne en un mismo espacio 200 piezas, muchas de ellas originales, que dan cuenta de la evolución humana africana y europea. Los yacimientos de la Sierra de Atapuerca y los africanos de la Garganta de Olduvai y Laetoli son los protagonistas en una exposición que después itinerará por países como EE.UU. y Alemania. La consejera de Cultura, Alicia García, acompañada del director científico del MEH, Juan Luis Arsuaga; el comisario de la muestra, Enrique Baquedano; el alcalde de Burgos, Javier Lacalle; el presidente de la Diputación, César Rico, y el delegado de la Junta, Baudilio Fernández Mardomingo, acudió a la inauguración de una exposición que muestra al visitante cómo surgió el género humano remontándose a casi cuatro millones de años en África hasta el momento actual.

"Una exposición que cobra mayor importancia en cuanto a que vamos a poder visitar los descubrimientos en el MEH", dijo García, quien entiende que el hecho de unir los yacimientos africanos con los burgaleses es si cabe "lo que la convierte en única y magnífica". Una unión entre hallazgos que son Patrimonio de la Humanidad y que dan forma a una exposición que cuenta con la colaboración de la Junta de Castilla y León, la Comunidad de Madrid, a través del Museo Arqueológico Regional, así como la ayuda del Ministerio de Cultura de Tanzania. La coproducción tiene como principal cometido dar a conocer la importancia que ha tenido la Garganta de Olduvai en la Historia de la Humanidad, al tiempo que pretende posicionar a Atapuerca y al MEH a un nivel internacional sin precedentes. Así lo explicó la consejera, quien recordó que la exposición sirve también de homenaje a los investigadores que durante décadas han trabajado en ambos yacimientos, con una mirada especial a los españoles. "También queremos rendir homenaje a uno de los mejores de los nuestros, a Emiliano Aguirre", destacó García, quien entiende como obligado rendir un tributo al primer director de los yacimientos de Atapuerca.

Gran actividad del MEH. La exposición ‘La Cuna de la Humanidad’ viene a completar "la gran actividad que tiene el MEH". Así lo expresó García, quien recordó que en los primeros seis meses de 2014, el Sistema Atapuerca ha tenido un incremento del 36 por ciento en el número de visitantes llegando a los 216.000. Del total, 153.000 han visitado el Museo de la Evolución Humana, lo que para García es un claro síntoma de que la exposición va a ser visitada por miles de personas. En la misma línea, Arsuaga afirmó sentirse "feliz" por la llegada de una exposición que permite "cumplir el objetivo" del nacimiento de la pieza central del Complejo de la Evolución Humana.  "A mi me gusta mucho la exposición porque es de primer nivel internacional", reconoció el científico, quien considera que "se cumple un proyecto" al poder traer al MEH exposiciones "de categoría".

Satisfecho con el trabajo conseguido cuando se acaban de cumplir cuatro años desde que el MEH abriera sus puertas, Arsuaga consideró que "puede verse todo" desde los inicios de la especies hasta la especie Neandertal haciendo un recorrido "fascinante". "Ésto cierra el diseño del MEH y viene a completar el proyecto", aseveró.  El comisario de la exposición fue el encargado de explicar el contenido de una exposición que tras pasar por el MEH itinerará el próximo año por América y Alemania. "Es la primera vez que salen estos fósiles de África", aseveró el especialista, al tiempo que concretó que buena parte de la exposición se compone de aquellos estudios que realizó la familia Leakey a mediados del siglo XX.

"En la exposición damos cuenta de cómo se ha producido la evolución en el mundo africano desde el australopitecus pasando por Homo Hábilis, Ergaster hasta el Heildelbergensis sin olvidarnos de los Sapiens arcaicos", destacó Baquedado. Asimismo, hay piezas únicas como herramientas originales y fauna original.  Dividida en cinco grandes apartados, la exposición muestra más de cien herramientas originales algunas de ellas con una antigüedad cercana a los dos millones de años. Además, cuenta con reproducciones de moldeado en directo y escaneado en 3D, que muestran restos de Australopitecus, de los primeros homos, junto a fósiles tan emblemáticos como Lucy o el niño de Taung.


Fuente:  http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZAA3893E4-D6D6-79D6-1CD405C3D59178FA/20140722/cuna/humanidad/reune/meh/evolucion/humana/africana/europea

jueves, 17 de julio de 2014

-Atapuerca se asoma a los dos millones de años.

Los yacimientos de Atapuerca envejecen cada vez más. El amplio conocimiento que el equipo está tomando de todo el complejo kárstico permite definir que a los ocho yacimientos abiertos en las últimas campañas se podrían sumar otro medio centenar de cuevas con sedimento pero sin conocer aún si será fértil o no, es decir, si tendrá fósil de fauna, industria lítica y, los más deseados, los fósiles humanos. «Tenemos la hipótesis que hay otras cuevas en la parte superior con cronologías más antiguas que aquí en Trinchera y que podrían llegar a tener entre 1,9 y dos millones», reflejó ayer Eudald Carbonell. Esta circunstancia se da en yacimientos que se encuentran por encima de Trinchera que, al estar descolgados, tiene un perfil más pronunciado y son más antiguos. «Estamos hablando ya de cifras cercanas a Olduvai (África) pero en Europa», puntualizó.

El abarcar estas nuevas áreas de excavación así como trabajar en el nivel TD-6 de Gran Dolina, donde hace 20 años aparecieron los primeros restos de Homo antecessor, son algunos de los retos que afrontará el actual equipo director en los próximos siete u ocho años, antes de su jubilación. «Atapuerca acaba de empezar, los grandes descubrimientos se van a continuar sucediendo, sabemos dónde están los fósiles pero hay que excavar con orden», puntualizó Carbonell.

En la misma línea José María Bermúdez de Castro expresó la importancia del trabajo de geólogos y geocronólogos para conocer la formación de los yacimientos. «Al principio estábamos muy despistados, es una sierra complicada hay que saber entenderla, porque esto es algo más que coger fósiles y punto, hay que conocer bien el terreno para poder llegar a buenas conclusiones», señaló. Como ejemplo situó Dolina que en los años 80 se dató con un máximo de 400.000 a 500.000 años y ahora se están realizando dataciones casi diarias de arqueomagnetismo en el nivel fértil más bajo (TD-4) que podrían superar el millón de años. «Si no tenemos un buen contexto en los yacimientos, sino entendemos lo que ha pasado aquí, cualquier fósil que encontremos de animal o humano no lo entenderemos bien, es un trabajo de fondo que no da resultados espectaculares pero que ayuda a contextualizar un gran descubrimiento».

En esta línea volvieron a incidir en la importancia de la ocupación casi sistemática de la sierra estableciendo, además, posibles usos de mismos grupos de homínidos en diferentes cuevas. Así sucede por ejemplo con la población de la Sima de los Huesos cuyas características morfológicas se encuentran en el yacimiento donde hay restos de 28 esqueletos de diferentes edades. Pero ahora mismo se excava en los niveles TD-10-3 y Galería las mismas cronologías. «Es muy importante para saber contextualizar todo y nos dará idea del uso que hacían del entorno», apuntó Bermúdez de Castro.

Respecto a la población de la Sima, Arsuaga aclaró que el equipo ha accedido en esta semana a la zona con restos humanos. «Nos pueden servir para completar lo que tenemos, no creo que sean grandes fósiles pero servirán para completar y reconstruir los esqueletos completos que tenemos porque es muy poco frecuente que aparezcan restos muy grandes», señaló Juan Luis Arsuaga.

Afirmó que la riqueza de la Sima de los Huesos, donde se han recuperado más de 6.000 restos humanos adscritos hasta hace unas semanas a Homo heidelbergensis, obliga a replantear el mapa evolutivo. «Tenemos la oportunidad con la riqueza que tenemos aquí, de replantearnos todo, de hacer propuestas» en las que Atapuerca «tiene que ser una referencia obligada» porque hay restos de 1,3 millones de años, está la especie antecessor de entre 850.000 y 900.000 años y la población de la Sima. Un nuevo mapa evolutivo que se  perfilará en los congresos de Burgos y Florencia este mes de septiembre y para el que el equipo de investigación de Atapuerca presentará una propuesta para su publicación científica a finales de año porque «las especies están definidas a partir de restos muy fragmentarios y es un panorama que debería cambiar», concluyó.

Fuente: http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/2014-07-16/atapuerca-se-asoma-a-los-dos-millones-de-anos

miércoles, 16 de julio de 2014

-Los codirectores prometen que este año Atapuerca «dará sorpresas».

Un grupo de investigadores, en el Portalón. Ricardo Ordóñez
No será hasta el próximo día 25  cuando los responsables de Atapuerca, acompañados por la consejera de Cultura de la Junta, Alicia García, descubran ante los medios los restos que han salido de las entrañas de la tierra en esta campaña denominada «de transición», momento para el que ayer se prometieron «sorpresas», en palabras de uno de los codirectores, Eudald Carbonell, quien insistió en que Atapuerca «está empezando» y  garantizó que «los grandes descubrimientos se seguirán produciendo porque ya sabemos dónde están los fósiles».
Junto a sus compañeros Juan Luis Arsuaga y José María Bermúdez celebraron el clásico encuentro con la prensa en el año de la celebración del congreso internacional que reunirá en el mes de septiembre a más de mil paleontólogos de todo el mundo en Burgos y recordaron que el yacimiento de Sima de los Huesos, donde se han encontrado más fósiles juntos que en ningún otro espacio del continente europeo, podría dar origen al nombramiento de una nueva especie tras la revisión que en los próximos meses se llevará a cabo con el ánimo de actualizar el mapa de la evolución humana. Así lo precisó Arsuaga, partidario de una revisión que situaría a la Sierra de Atapuerca en una situación privilegiada al contar con una especie propia como es Homo antecessor (800.000-900.000 años) y una segunda aún por determinar, la de Sima de los Huesos (430.000 años).

 La revisión del mapa de especies es uno de los temas «de los que más se hablará hasta finales de año», según Arsuaga, partidario de cambiar una taxonomía «anticuada» que se dio por buena hace más de un siglo cuando poco o nada se conocía de la sierra burgalesa. Ha sido precisamente Atapuerca y la aparición de miles de fósiles de dos especies determinadas (Homo heilderbergensis y Homo antecessor) la que ha llevado a los científicos a plantearse el reto de convencer a la comunidad internacional de que es necesario incluir y restar especies.
Arsuaga considera que el hecho de que se haya encontrado a los «tíos abuelos» de la especie Neandertal- considerados esos 17 cráneos hallados en la Sima de los Huesos como el nexo más próximo con los neandertales- una de esas nuevas especies a incluir en la nueva taxonomía: «Cuando replanteemos todo hay que intentar que no se multipliquen las especies. Para incluir unas hay que quitar otras».
El responsable de la Sima de los Huesos declaró que para entender el cambio hay que pensar que «estamos trabajando con especies que fueron delimitadas hace más de un siglo». En el caso del Homo heilderbergensis, la definición se remonta a 1908 y a una mandíbula de un individuo de esta especie,  restos «muy pequeños», que algunos entienden como «insignificantes» cuando en la Sima de los Huesos se han encontrado miles de esta especie que ayudarían a clarificar mejor la vida de los individuos. «Hay mucha gente que se nos resiste», confesó Arsuaga, al tiempo que explicó que los pesos pesados a los que habrá que «convencer» son Estados Unidos, Inglaterra, Francia o Alemania.
Si estas pretensiones llegan a buen puerto, para finales de año  habría un patrón evolutivo clarificado. «Haremos una propuesta seria y Atapuerca es donde están los registros», añadió Arsuaga, quien entiende que el yacimiento «debe ser el centro de ese nuevo planteamiento y una referencia obligada». La especie Antecessor sería una de las que se incluiría en esa nueva taxonomía internacional, al tiempo que se sumaría una segunda especie «al haber un hueco entre el Heilderbergensis y lo que se ha hallado en Sima de los Huesos».


Fuente:  http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z59C5F602-0AB9-9E6F-AC6435CF699D5933/20140716/codirectores/prometen/a%C3%B1o/atapuerca/dara/sorpresas

sábado, 5 de julio de 2014

-Campaña de excavaciones en Clunia de 2014.


Cueva Román, en el subsuelo de la ciudad romana, accesible solo para los espeleólogos. clunia.es Después de tres años de parón, el primero de ellos por las obras de adecuación del teatro para acoger representaciones y los dos siguientes víctima de los recortes motivados por la crisis económica, la tradicional campaña estival de excavaciones retorna a las  ruinas de la ciudad romana de Clunia como se venía realizando desde 1996 con cargo a los fondos de la Diputación Provincial, propietaria del yacimiento.
Tras muchas temporadas centrados a la hora de realizar exhumaciones en el teatro, donde los trabajos están prácticamente finalizados, el equipo de investigación va a cambiar este año el objetivo. Y en línea con el estudio encargado para buscar la singularidad del yacimiento, que concluyó que el principal elemento diferenciador de la antigua Colonia Clunia Sulpicia  respecto a otros enclaves romanos es su sistema de abastecimiento de agua  desde Cueva Román, un conjunto cárstico formado por galerías y lagunas subterráneas que alimentan los numerosos manantiales  que afloran en las laderas y que puede ser  explotado desde la ciudad mediante la realización de pozos, se van a centrar en esta infraestructura urbana.

Un conjunto cuyo interés estriba además en que en una pequeña cavidad alberga también un santuario priápico -Priapo era el dios de la  fertilidad- con figuras itifálicas (falos erectos) y máscaras  en barro tierno, algunos de ellas con inscripciones realizadas con los dedos o algún objeto punzante, destacable no solo por su valor simbólico sino también por el social que encierra.
El arqueólogo Francesc Tuset, codirector del equipo de investigador de Clunia junto al arquitecto Miguel Ángel de la Iglesia, avanzaba que la excavación de este año  se va a enfocar a la construcción de un nuevo acceso  más fácil a Cueva Román, ya que la entrada actual, reservada prácticamente en exclusiva a espeleólogos por su dificultad, impide introducir el material técnico necesario para llevar a cabo un estudio en profundidad de esa zona.

La idea es aprovechar un pozo vertical que conectaba con la superficie pero que hasta ahora solo se conocía desde el interior una vez que se ha localizado el punto donde puede ubicarse la boca gracias a unos trabajos de cartografía que han realizado con ayuda de novedosos mecanismos de radiofrecuencia.
«La idea es hace una entrada más fácil para poder acceder  arqueólogos y espeleólogos a la cueva. Siempre hemos tenido que entrar por un acceso bastante complicado que dificulta el poder entrar con equipos y poder tener buena iluminación  y lo que sea... Se trata de poder acceder para documentar, fotografiar, documentar...», indica Tuset,  quien subraya que además del interés turístico de la Diputación por poner valor este enclave, también han apostado por centrar en el las excavaciones por su excepcional valor científico.
El inicio de las excavaciones está pendiente de la llegada de un permiso por parte del área de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, pero los investigadores confían en que los trámites estén solventados antes de finales de julio.


Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z25219F84-F0A3-167A-077E7C740999467C/20140705/excavacion/clunia/centrara/nuevo/acceso/cueva/roman

Este año se prevé una campaña corta, puesto que el movimiento de tierras se va a limitar al vaciado de la parte superior del pozo. En cualquier caso a nivel de obras se contemplará además  la instalación de compuertas para   mantener la estanqueidad de la cueva y una caseta en la superficie para evitar que pueda haber corrientes de aire que alteren las condiciones de las cavidades y puedan afectar especialmente a las frágiles esculturas e inscripciones del santuario priápico.
 Francesc Tuset aclara que este  acceso no está concebido para la entrada de público, puesto que la delicadeza de los vestigios que guarda  Cueva Román desaconsejan totalmente su visita turística, y garantiza que «no podrá entrar nunca nadie, salvo los espeleólogos y los arqueólogos».
En cualquier caso para aprovechar el tirón turístico de este elemento singular y diferenciador, el  nuevo Plan Director de Clunia va a  contemplar la construcción de una recreación de Cueva Román y del santuario en el futuro nuevo centro de recepción de visitantes para que los turistas puedan apreciarla con todo lujo de detalles.

martes, 1 de julio de 2014

-Novela "Peña Amaya", de Pedro Santamaría.

Como una atalaya de 1.400 metros de altura se erige Peña Amaya. Este rincón en cuyo suelo brota la historia en cada piedra o peñasco es el elegido por el escritor Pedro Santamaría para recordar uno de los episodios que configuran la historia de Cantabria. Peña Amaya interesó al artista por un episodio del que hay pocas referencias históricas. La lucha de los pueblos cántabros contra el asedio de los visigodos en el año 572. Una novela para la que se ha valido de escasas referencias bibliográficas. Las referencias de Braulio de Zaragoza sobre la vida de San Millán. En ella se cuenta como el santo acude al Senado cántabro de Amaya para relatar su visión: la ciudad será tomada y para salvar sus almas deben convertirse al cristianismo. También acude a otras referencias escritas como la crónica de Juan de Biclaro que cuenta que con la conquista de Peña Amaya, Leovigildo toma Cantabria.

A partir de la conquista de los godos, Amaya será la capital, después con la reconquista el cerro será repoblado, con incursiones árabes. Llegó a tener poblado medieval pero de aquel rico pasado apenas quedan vestigios observables a primera vista. «Es un rincón abandonado en lo que al estudio arqueológico se refiere. Lo único que he podido tomar para documentar la novela han sido referencias históricas... Creo que con poco dinero se podrían hacer trabajos muy interesantes porque incluso cuando caminas ves trozos de cerámica, hay restos de los castros...», reivindica el autor.

Santamaría es licenciado en Derecho,  fue profesor de inglés y castellano en Taiwan pero es un apasionado de la Historia y por tanto de novelar determinados hechos. «Es una forma excelente de acercarse al pasado siempre me gustó la Historia como una forma de entender el presente pero también, quizás, por que es cierto eso que dicen que no hay mejor novela que los hechos pasados», reflexiona. Por otro lado, ve en este género la posibilidad de realizar «divulgación, de rescatar periodos poco conocidos o lugares un poco olvidados como sucede con este capítulo de la historia cántabra y Peña Amaya», señala.

En Peña Amaya, editado por Pamies, Santamaría retoma el duro enfrentamiento bélico entre el poderoso rey visigodo Leovigildo con las fieras tribus cántabras atrincheradas en esta atalaya donde habían dispuesto un sistema de autogobierno. La parte visigoda está relatada por un joven cronista de forma aséptica y burocrática. Estos escritos están presentes al final de cada capítulo y son «como un contraste ante la crueldad de la guerra». En el lado de los cántabros el relato es en tercera persona y se basa en dos hermanos. Necón, el guerrero, y Tomás, el monje, conocido como Urbico antes de convertirse al cristinanismo. Ambos «encarnan una lucha entre la espada y la palabra». Una historia apasionante que rescata del olvido un rincón singular de Burgos.

Fuente:  http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/2014-07-01/la-historia-que-esconden-las-piedras

lunes, 30 de junio de 2014

-La nueva campaña de excavaciones de 2014 en Atapuerca arranca el miércoles.


La Sierra de Atapuerca (Burgos) se prepara para una nueva campaña. El próximo miércoles, 2 de julio, dará comienzo con cuatro semanas de arduos trabajos por delante para intentar descifrar el complicado mapa evolutivo de la especie humana. Se trata de una campaña más corta que la de ediciones precedentes e igual que la de 2013 que se enmarca en un contexto científico único, puesto que debe preparar la llegada de alrededor de 1.500 científicos e historiadores que participarán en el mes de septiembre en el XVII Congreso Mundial de la UISPP que se celebrará en la capital burgalesa.

Entre los objetivos que siguen en la mesa se encuentra el sumar piezas al puzzle evolutivo que iniciaron en los años 90 los actuales codirectores y que busca conocer cómo vivieron las primeras ocupaciones de Europa. En este sentido, el enigma sigue en la Sima de los Huesos -donde se pretende conocer cómo llegaron los cuerpos de 32 individos- y establecer dónde estaban los neardertales y cómo vivían.
Uno de los yacimientos que más fósiles ha ido generando en las últimas campañas es el yacimiento de Gran Dolina. El nivel TD4 de este yacimiento dejó al descubierto en la pasada campaña industria lítica de casi un millón de años, lo que hace sospechar que en este nivel pueden encontrarse restos del Homo Antecessor de mayor antigüedad a los aparecidos hasta la fecha, 800.000 años. Con el yacimiento a punto de caramelo, los responsables creen que Sima de los Huesos y Gran Dolina estuvieron conectadas, aunque es necesario confirmarlo. Para ello será necesario estudiar el nivel TD-10, en cuyo tercer nivel se concentran kilos y kilos de piedras que habrán de retirar los arqueólogos para poder estudiar el tercer subnivel de ocupación humana.

  El nivel TD-4 de Gran Dolina se continuará estudiando para poder conocer la vida de los primeros europeos. En este mismo nivel aparecieron en el año 1994 varios instrumentos líticos que dieron la voz de alarma de que las ocupaciones humanas en Europa eran mucho más antiguas de lo que en aquel momento se pensaba.
El nivel más antiguo de Gran Dolina es en la actualidad TD4. Se formó debido a un colapso de tierra y estuvo poblado por el 'Ursus dolinenses', un tipo de oso, propio del yacimiento que hibernaba en la cueva. Todo ocurrió hace un millón de años, momento en el que un grupo de pobladores decidió entrar en la cueva para alimentarse de los restos de los animales que cayeron en aquella trampa natural. No es de extrañar, por tanto que en pleno siglo XXI haya aparecido en ese nivel una piedra arenisca con un filo plano que pudieron utilizar los que pudieron ser los primeros pobladores de Gran Dolina.
 
Los trabajos en Sima del Elefante seguirán preparando este yacimiento para el futuro. La pasada campaña sacó a la luz en este entorno un cuchillo de 1,4 millones de años encontrado en las profundidades de la antigua trinchera. Se trata de la pieza más antigua hallada hasta la fecha en Atapuerca y el material más antiguo de toda Europa, lo que pone sobre aviso a los científicos que confían en descubrir restos de los dueños del cuchillo más antiguo de Europa en la próxima campaña que se iniciará en unos meses.
Descifrar el enigma de la Sima de los Huesos es otro de los retos que se marcan los codirectores de las excavaciones de la Sierra de Atapuerca. En especial Juan Luis Arsuaga, quien lleva más de dos décadas intentando encontrar los porqués al hecho de que 30 individuos de distinto sexo y edad en perfecto estado de conservación, pertenecientes a la especie Homo Heilderbergensis, fuesen a parar al interior de esta cueva. El misterio del que se presupone el primer enterramiento de la Humanidad no encuentra solución.

Por último, desde hace varias campañas los responsables de Atapuerca sueñan con poder tener entre sus manos restos de la única especie que falta por descubrir en la sierra burgalesa, la especie Neandertal. Los responsables saben que en la Sima del Elefante hay un nivel donde estuvieron los neandertales, y por ello centrarán sus esfuerzos en poder conseguir lo que entienden como un “milagro”.

Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z37E7A890-9229-FF31-31B53A38D81A1330/20140630/nueva/campa%C3%B1a/atapuerca/arranca/miercoles

domingo, 29 de junio de 2014

-20 años del hallazgo del primer resto humano en Atapuerca.


Nadie se atrevía a decir nada. Aquello que parecía un diente humano y que había surgido de las profundidades del tiempo al mover unos tablones fue pasando de mano en mano entre el puñado de gente que en la mañana del 8 de julio de 1994 excavaba el nivel 6 del yacimiento de Gran Dolina.
Aurora Martín posa con su foto del día después de los hallazgos ante el punto de Gran Dolina donde se encontró el primer diente de Homo Antecessor el 8 de julio de 1994.  Jesús J. Matías Aurora Martín fue la primera que lo vio y, siempre sin mediar palabra, entendiéndose solo con la mirada, se lo enseñó a varios compañeros. Todos sospechaban que aquello podía ser una bomba. El primer resto humano hallado de la trinchera de Atapuerca. Pero había que confirmarlo. Llamaron a José María Bermúdez de Castro, uno de los codirectores de las excavaciones, y esperaron un rato que se hizo eterno hasta que llegó.
 
A Bermúdez de Castro ni siquiera le hizo falta sacarlo de la bolsa donde ya había sido depositado. Era humano. De sus gargantas salió algo así como un «¡Eureka!» a los cuatro vientos y la propia Aurora ni siquiera recuerda bien qué gritaban, pero mantiene muy vivo el recuerdo de que la pasarela y el andamiaje todavía rudimentarios sobre los que trabajaban comenzaron a temblar bajo el peso de sus saltos de alegría. Por fin tenían en sus manos el fruto de 14 años de trabajo desde los primeros equipos que llegaron en 1980. 
Dentro de diez días se cumplen 20 años del hallazgo que terminó de situar a los yacimientos de la sierra burgalesa a la cabeza de la paleontología mundial y que le permitió escribir el apellido de «los primeros europeos» en su tarjeta de presentación, que a partir de entonces sería incontestable. Un par de años antes la aparición de ‘Miguelón’, el cráneo completo de Heidelbergensis, ya había disparado la fama de Atapuerca, pero la campaña de 1994 supuso otra dimensión. 
 
Aquello significaba, para empezar el hallazgo de los humanos más antiguos del continente, algo que inmediatamente se supo por el nivel geológico en el que había sido encontrado (al menos 500.000 años) y por la presencia de fósiles del ratoncito ‘Mimomys savini’ que contribuyeron decisivamente a colocar esos dientes en la línea del tiempo. Caían así las teorías que afirmaban que no podía haber presencia humana en Europa más allá de medio millón de años.
Pero además las investigaciones posteriores descubrieron que la de la Gran Dolina era una nueva especie. «La llamábamos ‘La Dolinera’», explica Aurora Martín, «porque decidimos que era una chica y empezamos a marcar los hallazgos con color rosa». 
 
De hecho, en esa campaña aparecieron más restos de pequeño tamaño y fueron presentados pocos días después a la prensa local y regional con el nombre de ‘Homo Dolina’. Luego surgió una mandíbula, una frente, muchos más restos de hasta 11 o 12 individuos distintos y teorías sobre cómo vivieron aquellos homínidos, entre ellas las constatadas prácticas de canibalismo siempre tan morbosas.
Hubo que buscar un nombre científico definitivo para la nueva especie y se decidió el de Homo Antecessor. «Pudo ser ‘Atapuerquensis’ o ‘Burgensis’», relata su descubridora, «pero nos parecía demasiado localista y quisimos evitar eso que luego ha ocurrido con otros ejemplos como Neanderthal o Heidelberg». Así que la vocación internacional pesó en la elección.
La datación posterior ha colocado a Antecessor entre los 800.000 y los 900.000 años, y en la Sima del Elefante, a pocos metros de Dolina, surgieron en campañas posteriores restos de otros individuos de entorno a 1,2 millones de años cuya especie está pendiente de definir porque los investigadores siguen estudiando sus características.
La dimensión científica de Atapuerca no ha hecho más que crecer desde ese hallazgo soñado por cualquier paleontólogo. Ser la cuna de todo un continente ha llevado el nombre de Burgos por multitud de exposiciones internacionales. 
 
Toda una constelación de fósiles. Así, «el chico de la Gran Dolina», como también se le empezó a conocer, se convirtió en una marca insuperable en combinación con la riqueza de la Sima de los Huesos y otros hallazgos estrella como el bifaz ‘Excalibur’ o la pelvis ‘Elvis’. A la enorme potencia que Antecessor tiene por sí mismo se suma que los hallazgos de la cercana sierra no han dejado de seguir creciendo en cantidad y en calidad.
En los años siguientes al descubrimiento de la nueva especie siguiendo la concesión de Premio Príncipe de Asturias al proyecto científico o el nombramiento del entorno de los yacimientos como Patrimonio de la Humanidad, además de un sinfín de publicaciones en las revistas científicas más prestigiosas del mundo y, sobre todo, el reconocimiento social y político a un recurso exclusivo de esta tierra.
«Hasta mediados de los 90 los yacimientos de Atapuerca eran cosas de los especialistas y no de la población en general o de las autoridades. A partir de entonces se dieron cuenta de la importancia de lo que estábamos haciendo aquí», resume Aurora Martín.
El complejo de edificios del Solar de Caballería es el mejor ejemplo de que Burgos supo entender que tenía una mina de oro científica y cultural a sus puertas. También el Parque Arqueológico, o los centros de recepción de visitantes, o la apertura de la trinchera del ferrocarril al turismo y el movimiento económico que generan en su entorno más inmediato. Y la Universidad de Burgos respondió con la puesta en marcha y posterior refuerzo de áreas de conocimiento vinculadas directamente al conocimiento de quiénes fuimos y de dónde venimos.
 
Próximo inquilino del MEH. Además de nuevas alegrías científicas y muchos años de investigaciones en torno a su papel en la evolución (los expertos hablan de varias generaciones con trabajo pendiente en los yacimientos), Antecessor tiene ante sí un reto inmediato por cumplir: su figura se espera con gran expectación en la galería de los homínidos del Museo de la Evolución Humana. Actualmente hay un metacrilato que dibuja cómo pudo ser, pero falta su reproducción en tres dimensiones. Es la última que falta para completar el círculo mágico donde podemos mirar a la cara a nuestros antepasados gracias a esculturas de enorme realismo. El trabajo ya se ha completado en el especializadísimo taller de la francesa Elizabeth Daynès y ahora solo faltan «trámites administrativos» para su llegada al MEH, dice Martín, que precisamente es coordinadora general de la pieza central del Solar de la Evolución.
Si la siempre compleja burocracia no lo sigue retrasando, llegará este verano, previsiblemente antes del Congreso Mundial de Prehistoria que arranca el 1 de septiembre. Se convertiría, seguro, en uno de los invitados más solicitados de entre todos los asistentes.
 
Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZE8E015DB-98DE-91F4-ED837CE2AAF9B5B1/20140629/dia/trinchera/temblo/alegria

viernes, 20 de junio de 2014

-Science publica un trabajo dirigido por Arsuaga sobre 17 nuevos cráneos de Atapuerca.

La revista americana Science ha publicado un trabajo completo sobre 17 nuevos cráneos de la Sima de los Huesos, en el yacimiento burgalés de la Sierra de Atapuerca, con más de 430.000 años de antigüedad, los más antiguos con rasgos neandertales.
Reconstrucción del cráneo 17.   Los investigadores, de varios centros españoles y extranjeros, presentan un trabajo dirigido por el director científico del Museo de la Evolución Humana (MEH), Juan Luis Arsuaga, en el que se muestra la colección de cráneos del yacimiento de la Sima de los Huesos y que se publica como 'Research Article', categoría que se reserva para trabajos destacados, a los que se les concede un mayor espacio en la revista.
   El artículo da a conocer una increíble colección de hasta 17 cráneos en diferentes estados de conservación y se publica 21 años después de que en 1993 se presentaran en la revista Nature (equivalente británico de Science) los tres primeros cráneos encontrados en este yacimiento, han informado a Europa Press fuentes del Museo burgalés.

   En el tiempo transcurrido desde entonces los investigadores han trabajado "pacientemente" en el yacimiento, que presenta inusuales dificultades para la excavación, identificando fragmentos craneales, a veces muy pequeños, para recomponer los cráneos, en un laborioso esfuerzo que todavía no ha concluido.
   Se estima que el número de individuos acumulados en este lugar se acerca a la treintena y sus esqueletos parecen estar completos, aunque los huesos se encuentran en muchos casos rotos y mezclados.
   Durante estos años también se ha trabajado en un mejor conocimiento de la geología del yacimiento, fundamental para entender cómo se produjo la acumulación de tantos cadáveres y para su datación. Aplicando una batería de nuevas técnicas puestas a prueba en otros yacimientos de Atapuerca, se estima una edad en torno a los 430.000 años para los fósiles.
   "No hay ningún yacimiento en la historia que haya proporcionado tantos cráneos de una especie humana extinguida", según afirma Juan Luis Arsuaga.

   Todos los individuos de la Sima de los Huesos pertenecen a una misma población biológica, lo que permite estudiar su variación individual, las diferencias sexuales, el patrón de desarrollo, etcétera.
   Desde finales de los años ochenta el equipo de investigación sostiene que la población de la Sima está relacionada con los neandertales. Ahora se sabe que el origen de todo el grupo tiene al menos 430.000 años. Los fósiles de la Sima son los más antiguos conocidos con rasgos neandertales.
   Una cuestión muy debatida es la de cómo se fue construyendo el cráneo neandertal a lo largo de la evolución. El estudio de la Sima confirma la teoría, ya avanzada por otros autores, de que el patrón evolutivo es de tipo "modular" o "en mosaico". Los primeros cambios se produjeron en los dientes y en la cara, lo que parece indicar que se trató de una especialización masticatoria. Otras partes del cráneo, como la caja craneal o neurocráneo y el encéfalo que contiene, se modificaron más tarde.
   La uniformidad de la población de la Sima contrasta con la variación que se encuentra cuando se comparan todos los fósiles europeos del Pleistoceno medio, periodo que va desde hace 780.000 años hasta hace 130.000 años.
   Algunas desemejanzas pueden deberse al tiempo que separa los yacimientos, pero otras parecen tener más que ver con diferencias regionales. Incluso es posible que convivieran poblaciones con rasgos neandertales más o menos marcados junto con otras que presentan un aspecto arcaico.
   Es probable que hubiera reemplazamientos de unas poblaciones por otras y también intercambios genéticos, como se ha apuntado al respecto del genoma mitocondrial recuperado hace poco en uno de los fósiles de la Sima, y que no es del tipo neandertal. Los autores del trabajo se decantan por un modelo evolutivo complejo, o cladogenético, antes que por uno lineal o anagenético, más simple.

   En resumen, la colección de la Sima de los Huesos, que previsiblemente seguirá creciendo en los próximos años, es cada vez más importante para el estudio de la evolución humana, han apuntado las mismas fuentes.
   Las excavaciones en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca son financiadas por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, y la Fundación Atapuerca, y las investigaciones en los diferentes laboratorios por el Ministerio de Economía y Competitividad.
   Los investigadores que han llevado a cabo el trabajo pertenecen al Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos (formado por la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Salud Carlos III) y a las universidades de Alcalá, Zaragoza, País Vasco, Burgos, Rovira i Virgili de Tarragona, al Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Tarragona), University of Adelaide (Australia), Binghamton University (SUNY, USA), National Taiwan University, Berkeley Geochronology Center (USA), U.S. Geological Survey, y Muséum National d'Histoire Naturelle (Paris).
   Todas las universidades y centros de investigación a los que pertenecen los investigadores del proyecto aportan también medios materiales y humanos.

Fuente: http://www.europapress.es/castilla-y-leon/noticia-science-publica-trabajo-dirigido-arsuaga-17-nuevos-craneos-atapuerca-20140619200138.html