domingo, 29 de julio de 2012

-Los vecinos de Peñaranda exigen la reapertura del Palacio de Avellaneda.

El corte de la CL-111 durante 15 minutos por una sentada de los vecinos se desarrolló pacíficamente y, tras levantarlo, recibieron el apoyo de los conductores.  diariodeburgos.esLos vecinos de Peñaranda aparcaron ayer la indumentaria festiva de cada una de las peñas del municipio para cambiarla por unas sencillas camisetas blancas en las que se podía leer ‘¿Dónde están las llaves?’, nombre de la plataforma ciudadana que se ha creado para exigir la reapertura del Palacio de Avellaneda, y ‘Ábrelo’ por detrás, como petición sencilla y directa a las autoridades competentes.
En torno a 400 personas recorrieron las calles peñarandinas coreando eslóganes que también se podían leer en las múltiples pancartas que portaban, como ‘Peñaranda el palacio demanda’, ‘Sin palacio avanzaremos despacio’ o entonando la canción infantil cuyo estribillo da nombre a la plataforma. Durante el transcurso de la manifestación, que se desarrolló a lo largo de más de una hora, los vecinos llegaron a cortar durante un cuarto de hora la travesía de la carretera CL-111, sin que esa situación fuese foco de conflicto con los conductores que tuvieron que esperar para continuar su trayecto.

Los promotores de la plataforma mostraron su sorpresa por la amplia respuesta obtenida en esta su primera convocatoria y recordaron que su intención es luchar por que se reabra el principal atractivo turístico del municipio, no ir en contra de ninguna administración. «Lo que pretendemos son dos cosas, por un lado, es más bonito las penas llevarlas entre todos y, en segundo lugar, no entendemos muy bien lo que está pasando porque creemos que no se hace todo lo que se debe hacer», apuntó Vicente Arranz, portavoz de la plataforma.
 Después de esta importante respuesta a su convocatoria, los vecinos esperan que se reactiven las negociaciones entre Ayuntamiento y Junta para alcanzar algún acuerdo. «Lo que nos gustaría que pasara es que, sabiendo que hay una mayoría de la gente que quieren que se haga algo, que se preocupen por dar una viabilidad para que abran porque se ha producido una caída de todo el proyecto turístico de la zona», comentó Arranz, poniendo como ejemplo que las más de 100 plazas hoteleras que hay en la localidad están prácticamente vacías desde que se cerró el palacio y que si antes recibían a un centenar de visitantes diarios, esa cifra ha caído hasta la decena.


Fuente: www.diariodeburgos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada