jueves, 25 de julio de 2013

-Los humanos llegaron hace 1,4 millones de años a Atapuerca.

Los tres codirectores presentaron el balance de la campaña junto a la consejera de Cultura. Luis López AraicoUna vez más Atapuerca vuelve a revolucionar las teorías de la evolución. El hallazgo de un cuchillo de sílex cretácico en el yacimiento de la Sima del Elefante confirmaría la presencia humana continuada en Europa hace 1,5 millones de años.
La pieza de tan solo tres centímetros, encontrada en la actual campaña de excavaciones, tiene un filo agudo y cortante y habría sido fabricada por los homínidos de hace 1,4 millones de años con el objetivo de cortar con ella los animales que cazaban. Los investigadores han tenido que remover trescientas toneladas de sedimento para poder sacarla a la luz.


El cuchillo ha aparecido a unos dos metros por debajo del nivel en el que se encontró una mandíbula de 1,2 millones de años del género Homo, un fósil sobre el que no ha podido precisarse hasta ahora a qué especie pertenece. «El hallazgo es importantísimo porque gracias a él podemos plantear una hipótesis que va en contra de lo que se había planteado hasta ahora: que Europa era un continente en el que vivió oleadas, se poblaba y se despoblaba en función de la adaptación. Esta lasca de 1,4 millones y la otra de 1 millón encontrada en el yacimiento de Gran Dolina vienen a demostrar que el género homo ha tenido un desarrollo biológico y cultural seguido», explicó Eudald Carbonell, uno de los codirectores, que presentó los resultados junto a José María Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga y la consejera de Cultura, Alicia García.
El descubrimiento abre a partir de ahora una serie de interrogantes que serán necesarios cotejan con los hallazgos de otros yacimientos europeos como el de Dmanisi (Georgia) donde se han encontrado restos de 1,7 millones o Orce (Granada), que sacó a la luz un diente 1,3 millones. Sin embargo, solo en Atapuerca es posible mostrar la secuencia continua al tener registros fósiles desde hace 1,4 millones de años hasta la actualidad. «No hay ni en Europa ni en Asia un yacimiento que podamos documentar la presencia humana desde el Pleistoceno Medio y Superior hasta el Holoceno. Hemos documentado un registro que cambiará el concepto de la evolución humana y eso sucede en Atapuerca y con científicos españoles porque nuestro país ha invertido en esta investigación».
Precisamente, la revista Quaternary Sciencie Review publicó el pasado 18 de julio un artículo de los investigadores José María Bermúdez de Castro, Eudald Carbonell, María Martinón, Jordi Rossell y Ruth Blanco en el que sea se adelantaba esta hipótesis de un doblamiento continuado en Europa en base a las evidencias de la Sierra de Atapuerca.

GRAN DOLINA
Por otro lado, en el yacimiento de Gran Dolina, además del chopper de un millón de años de antigüedad encontrado en el nivel TD6 utilizado por el Homo antecessor, también se han sacado a la luz evidencias de ocupación humana en el nivel TD10 de unos 500.000 años. Al parecer en esta época la cueva fue ocupada por homínidos muy especializados en caza y procesado de bóvidos. Las herramientas que utilizaban eran fabricadas únicamente de sílex y no de otras materia primas.

GALERÍA
La reapertura de este yacimiento, también ubicado en la Trinchera del Ferrocarril como los anteriores, ha permitido encontrar restos de dos leones de 250.000 años. Uno de ellos prácticamente es un cráneo prácticamente completo de una hembra y el otro es una mandíbula de cachorro de unos seis meses.

SIMA DE LOS HUESOS
Durante esta campaña los trabajos en el yacimiento que contiene restos de 28 Homo heidelbergensis (500.000 años), en lo que constituye la primera práctica funeraria de la humanidad, se han centrado en la realización de estudios geológicos y topográficos para documentar la acumulación de huesos. Sin embargo, también se ha logrado sacar a la luz un fragmento de parietal de un cráneo del que por el momento se desconoce si encaja con alguno de los reconstruidos (15) o es el primero de otro cráneo que se desconoce. «La Sima de los Huesos es el yacimiento con más fósiles acumulados de la historia. Ahora tenemos que casar las piezas para completar el puzzle y eso es un trabajo que nos lleva todo el año», apuntó Juan Luis Arsuaga.

PORTALÓN
En este yacimiento, ubicado a la entrada de Cueva Mayor, ha finalizado la excavación en los niveles Calcolíticos iniciada en la campaña del 2012, documentándose un contexto funerario con inhumaciones humanas acompañadas de elementos de ajuar como recipientes cerámicos, industria lítica (puntas de flecha y láminas de sílex) y óseos (punzones y pasadores), animales domésticos (ovicápridos y suidos), objetos de adorno (colgantes y conchas) y abundantes hogueras. Se ha empezado a descubrir el nivel Neolítico, que se espera que proporcione mucha información en las próximas campañas sobre los primeros agricultores y ganaderos de la Meseta y de la Península. Para poder alcanzar este nivel ha sido necesario evacuar grandes bloques de caliza que cubrían el yacimiento y que corresponden a una caída del techo de la cueva. «El Portalón puede ser un yacimiento de referencia para conocer a los últimos cazadores y recolectores y el tránsito a la economía de producción», añadió Arsuaga.

MIRADOR
En esta cueva siguen exhumándose cadáveres de un grupo de unos veinte individuos del Calcolítico, cuya antigüedad se ha estimado en 4.700 años antes del presente. Los restos se encuentran amontonados, aunque parece tratarse de diferentes inhumaciones ocurridas a lo largo del tiempo. Algunos de los cadáveres están en conexión anatómica, mientras que otros se encuentran dispersos.
En la campaña de este año se ha encontrado el esqueleto de un varón, de unos 20 años, cuyo cráneo presenta una perforación en su parte posterior de algo más de un centímetro de diámetro. Esta perforación se encuentra entre los dos parietales, a seis centímetros del occipital. Este esqueleto se halló in situ (no fue exhumado antes de que lo hiciera el equipo investigador) y no presenta signos de regeneración ósea, mientras que faltan algunas láminas de hueso en la zona afectada. Según explicó José María Bermúdez de Castro, se trata de una perforación del cráneo producida justo antes o justo después de la muerte (peri-mortem). Aunque el hallazgo requiere un estudio en con tomografía computerizada, se pueden aventurar varias hipótesis. Si la perforación fue realizada en vida, es evidente que este varón murió como consecuencia del trauma causado en el cerebro. «Pudiera tratarse de un acto violento, pero también de un intento de curación. Unos centímetros por debajo de esta perforación se observa un hundimiento puntual del cráneo, quizá producto de otra perforación, pero totalmente cerrado y con signos de regeneración ósea. Sin embargo, si la perforación ocurrió justo después de la muerte, también se pueden proponer varias hipótesis, incluido algún tipo de ritual funerario».
El estudio del ADN mitocondrial de estos cadáveres que está en fase muy avanzada y su comparación, si se logra extraer, con el de los homínidos de la Sima de los Huesos y el de las poblaciones actuales permitirá saber si las personas que viven ahora en Atapuerca también tiene sus ancestros en la Sierra de Atapuerca.

ASENTAMIENTO FUENTE MUDARRA
Este asentamiento al aire libre se localiza a orillas del río y es uno de los sitios con ocupaciones neandertales que hay en el entorno de las cuevas. Durante este mes de julio se ha intervenido en un nivel de 50.000 años de antigüedad en el que se han recuperado herramientas de piedra, de sílex y cuarcita, que estos grupos de cazadores y recolectores fabricaban y utilizaban en su vida cotidiana.

LAVADO EN EL RÍO ARLANZÓN
El lavado de sedimentos sirve para recuperar la microfauna de Atapuerca, es decir los diminutos fósiles de mamíferos, anfibios, aves, reptiles y peces de los yacimientos de Atapuerca.


Fuente: www.diariodeburgos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada