martes, 16 de abril de 2013

-Vidrieras del monasterio de Las Huelgas.

De los 12 apóstoles solo quedan tres (de izda. a dcha: San Juan, San Pedro y San Pablo). La cuarta vidriera de la época es una Virgen con Niño. Miguel Ángel ValdivielsoLa próxima vez que visiten la sala capitular del monasterio de Las Huelgas fíjense en el color rojo de sus vidrieras. Ahí está el quid de la cuestión. En la Antigüedad y a lo largo de la Edad Media, fabricar vidrios o esmaltes rojos de cobre era para los artesanos vidrieros uno de los problemas más difíciles, de resultados inciertos y a veces irrealizables. Solo lo conseguían los verdaderos expertos. Se obtenía colocando sobre un soporte traslúcido o de tonalidades verdosas diferentes capas de rojo que le daban una transparencia única -pero también complicaban su elaboración y el precio-.

Esa tonalidad y el modo de elaborarlo era propia de finales del siglo XIIy principios del XIV, lo que ha permitido confirmar la datación de las vidrieras de Las Huelgas, las más antiguas de España. Pero no solo eso. La composición del vidrio indica también su procedencia, y sitúa a sus creadores fuera de la Península, previsiblemente en Francia. «En aquella época en nuestro país no había tradición vidriera. Había artesanos que trabajaban el vidrio pero no talleres ni material adecuado. Para crear las del monasterio , Alfonso VIIIprobablemente tuvo que contratar a artesanos franceses porque en ese momento era un arte de importación», sostiene la profesora de la Universidad de Burgos, Pilar Alonso Abad.
 El origen francés de las vidrieras de Las Huelgas se ha confirmado con el análisis de la composición química, que indica altos niveles de potasio. Eso supone, según los expertos, que se utilizó ceniza de madera, un material que se utilizaban en la fabricación del vidrio en el periodo medieval y en la región centroeuropea.

La historiadora de la UBU forma parte del equipo del Instituto de Cerámica y Vidrio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)que ha participado en la investigación sobre las vidrieras más antiguas de España. Utilizando técnicas innovadoras a base de rayos X y microscopía electrónica y de luz reflejada, los científicos han llegado a estas conclusiones  analizando un pequeño trozo de la vidriera de sanPedro, una de las 4 de esa época que se conservan junto a San Juan, San Pablo y una Virgen con Niño. Las de los 3 apóstoles están colocadas en la sala capitular del monasterio aunque fueron creadas para la iglesia. La de la Virgen se conserva en el oratorio, que tampoco es su lugar original.
El estudio histórico artístico elaborado por Alonso indica que existieron vidrieras para cada uno de los apóstoles, pero la llegada de nuevas modas las retiró de los ventanales del templo de oración y eso hizo que la mayoría se perdieran. «No se sabe en qué fecha se retiran de la iglesia. Lo que es cierto es que era un lugar poco habitual para un monasterio cisterciense. Para ellos Dios es la luz y la luz es claridad, por eso no eran necesarias las vidrieras. Además llaman a sus iglesias talleres de oración, y allí no pegan este tipo de vidrios que tiñen el interior de colorines».


En 1964, Santos Cuadrado reinstala las vidrieras conservadas en la sala capitular incorporando dos paneles más en la parte inferior para adecuarlas al tamaño de la nueva ventana. Al santo, en posición frontal con la cabeza ladeada y la cartela colocada por detrás -como los de las catedrales de Chartres y Reims-, le añade el escudo de Castilla y León.
En 2007 Patrimonio Nacional encarga al taller de los Hermanos Barrio su restauración. Desmontan vidrio por vidrio y plomo por plomo para tratar sus patologías: corrosión, suciedad adherida, deterioro... Y se selecciona el trozo de vidriera de San Pedro que suministrará toda esta información.


Fuente: www.diariodeburgos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada