domingo, 9 de septiembre de 2012

-Ruta de los carreteros.

Las salinas de Poza retrocedieron en el tiempo con la llegada de los carreteros serranos por la antigua ruta que desde el Páramo de Masa tenía su primera parada en la explotación pozana.
Como sus predecesores el carretero guió a los bueyes por un antiguo sendero que acortaba el camino desde las hoces de la entrada al castillo hasta las chozas donde se almacenaba el 'oro blanco'.
Al tiempo, en las eras los salineros realizan la monótona tarea de extracción de la sal regando con salmuera la superficie y recogiendo con los grandes rastrillos la sal depositada por evaporación.

Un buen número de espectadores contemplaban la escena que parecía arrancada de principios del pasado siglo, con los salineros produciendo y los carreteros esperando su carga junto a la choza.
De hecho, en este encuentro se reprodujo hasta el tradicional trueque de madera serrana, imprescindible para las conducciones de salmuera, por sacos de sal que antiguamente tenían como destino toda España. Pese a estar ya en los últimos coletazos del estío, hasta la meteorología era la del pasado con un sol de justicia que hacía que la evaporación de la salmuera fuera rápida en las eras.
Cabe recordar que la producción salinera con este sistema de extracción hacía que solo los meses con altas temperaturas resultaran hábiles para el trabajo pese a lo cual se producían más de un millón de fanegas en el salero pozano.
En el encuentro a pie de salina Antonio Chicote, de la Real Cabaña de Carreteros, recordó que ésta es la cuarta ocasión en la que los carreteros visitan la villa salinera «manteniendo la misma ilusión de unir estas salinas con las de Añana».

Chicote afirmó que la intención de que la Ruta de la Sal logre un puesto destacado, dado su papel clave en la historia castellana, es algo factible como proyecto conjunto de todas las salinas de interior que estuvieron bajo en control de la Corona de España.
En opinión de Chicote, el papel de la sal pozana fue tan importante que su existencia, explotación y comercio determinaron que Castilla naciera en la comarca burebana. En ese sentido, señaló que esta ruta que tiene como destino las salinas alavesas de Añana discurre precisamente por las tres localidades, Poza, Oña y Frías, que constituyen la mancomunidad Raíces de Castilla.
Por su parte el alcalde pozano, José Tomás López, expresó su agradecimiento al colectivo de carreteros al elegir Poza como punto de partida para apoyar la candidatura a Patrimonio de la Humanidad de las salinas de Añana, dentro del cual se incluye el complejo salinero pozano como elemento añadido.


López afirmó que estas iniciativas son indispensables para el desarrollo rural ya que ponen el valor los patrimonios culturales, industriales y naturales de los distintos territorios.  Finalmente el presidente de la asociación de Amigos de las Salinas, Narciso Padrones, calificó de "interesantísimo el espíritu" de esta ruta ya que se verá la complementación entre las salinas alavesas y pozanas.
Padrones detalló que en el caso de la zona de Añana la extracción se realiza de forma natural por caudal de manantiales, mientras que en el caso de la zona pozana se trata de un proceso industrial basado en la técnica de extracción de minerales que ya utilizaban siglos atrás los romanos.

Fuente: www.elcorreodeburgos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada