jueves, 21 de junio de 2012

-Yacimiento de Fuente Mudarra; en busca del neandertal.


Explicar la evolución del hombre y su historia desde hace más de 1,3 millones de años es el gran valor de los yacimientos de Atapuerca. Pero hasta ahora existen algunos periodos de tiempo sin información. El nuevo y modesto yacimiento Fuente Mudarra se ha convertido en clave para cerrar una pequeña laguna temporal de la evolución en la sierra que abarca desde los 150.000 a los 100.000 años. «Es una parte que no se corresponde con nada en la Sierra» apunta la responsable del trabajo en Fuente Mudarra la burgalesa Marta Navazo, profesora de la Universidad de Burgos e investigadora del Cenieh. Este yacimiento, tiene una cronología de 70.000 años en su parte superior y con dos metros de profundidad roza los 200.000 años de antigüedad en la parte más baja.

En estos primeros días entre nueve y 12 arqueólogos, la mayoría estudiantes del Grado de Prehistoria y Patrimonio de la UBU, se ufanan en desbrozar una superficie de 24 metros cuadrados. Es la parte superior estéril y con restos «descontextualizados» que no sirven para el trabajo arqueológico. A pesar de ello ya han localizado en estos niveles superiores «cuarcita y sílex, alguna lasca y alguna raedera». El trabajo se mantendrá hasta mediados de julio en Fuente Mudarra uno de los 180 yacimientos al aire libre localizados en una prospección realizada por alumnos de la UBU y que se saldó con la concreción de 15 con sedimento. La elección de los mismos responde a una estrategia de excavación. En anteriores campañas se quería  contrastar la presencia del neandertal y se eligieron Hotel California y Hundidero donde se localizó industria lítica, «porque fósiles de fauna y humanos no se suelen conservar en este tipo de yacimientos», de entre 70.000 y 45.000 años. Ahora esas cronologías están presentes en cuevas, en Galería de las Estatuas. Surge una nueva necesidad: cubrir el periodo de tiempo de entre 150.000 y 100.000 años para cerrar la evolución humana desde 1,3 millones de años hasta la Edad del Bronce. Todo se puede escribir gracias a lo que la sierra esconde.

Los trabajos al aire libre son interesantes y necesarios porque «nos permite comparar con lo que hay en las cuevas y reconstruir lo que hacían en todo el Pleistoceno Medio y definir su modo de vida». Los niveles coincidentes con las cuevas son los superiores de Dolina, Galería y Elefante. La parte superior de Dolina, en los denominados niveles TD-11 y parte superior de TD-10 se han recuperado restos de entre 175.000 y 350.000 años. En la zona más actual de Elefante se alcanzan los 150.000 años mientras que en Galería llegan hasta los 200.000. Todos estos niveles superiores en cueva, cuando éstas se llenaron del sedimento que envuelve los fósiles, coinciden con la parte más baja de Fuente Mudarra.
Éste es uno de los rincones donde ya se ha empezado a trabajar. La avanzadilla de los primeros 70 científicos ya están operando en los niveles TD-10-2 y TD-5 de Gran Dolina. Excavan en torno a 25 personas, la mayoría en la extensión de cerca de 100 metros cuadrados de la parte superior (350.000 años) y unas pocas menos en un área de 12 metros cuadrados que es TD-5 donde se plantean bajar al nivel TD-4 de un millón de años. En Sima del Elefante trabajan un total de 12 científicos desde hace cuatro días y se ufanan en eliminar la roca de la cueva que hay bajo la Trinchera y en tratar el nivel TE-9 donde apareció la mandíbula de 1,2 millones de años, el primer europeo.

Fuente:  MARTA CASADO / Burgos www.elcorreodeburgos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada