domingo, 14 de septiembre de 2014

-Donald Johanson en Atapuerca.

Johanson y Arsuaga observan las réplicas de los fósiles que el científico estadounidense halló en Olduvai (Tanzania) en 1986 (el de la foto, excavando, es él). Jesús J. Matías El ‘padre’ de Lucy, el primer Australophitecus afarensis de más de 3 millones de años de antigüedad, definió ayer los yacimientos de Atapuerca como un «maravilloso» espacio que presenta «una admirable fotografía de la evolución humana en Europa». Sorprendido de la cantidad de información, estratos y huesos hallados en la Sierra burgalesa, Donald Johanson no dejó pasar la oportunidad de valorar los últimos hallazgos que ha aportado la Sima de los Huesos al estudio de la evolución humana: el análisis de 17 cráneos donde se aprecian rasgos neandertales incipientes en la mandíbula, mientras el cráneo -y el ADN mitocondrial- apuntan a una especie anterior. Para el paleoantropólogo estadounidense, más importante que dar un nombre u otro a esa especie de hace 430.000 años «es saber que en Atapuerca y el norte de España los neandertales tienen unas raíces muy profundas».

La presencia del científico estadounidense sirvió también para afianzar la posibilidad de intercambiar réplicas de fósiles entre Atapuerca y el Instituto de los Orígenes Humanos de Arizona (Estados Unidos) tal y como Johanson propuso a Juan Luis Arsuaga, director del Museo de la Evolución Humana, hace ahora justo un año: «He hablado con Arsuaga y está de acuerdo en firmar algún convenio que nos permita mantener una colaboración entre ambas instituciones. Es un primer paso para iniciar una colaboración más cercana que permita intercambiar réplicas e ideas que favorezcan la investigación», añadió.
Donald Johanson visitó los yacimientos y el Museo de la Evolución Humana en septiembre de 2013 con una expedición de National Geographic. En este caso, el viaje con los miembros de la publicación requería una parada en la exposición La cuna de la humanidad, donde se da a conocer la importancia que han tenido en la historia los descubrimientos en la Garganta de Olduvai (Tanzania), yacimiento en el que trabajó el propio Johanson. El paleoantropólogo descubrió allí en 1986 el conjunto de restos fósiles OH62, extraídos de un estrato de 1.800.000 años de antigüedad y pertenecientes a la especie Homo habilis (algunas de esas réplicas se muestran ahora en el MEH).


El 24 de noviembre hará cuatro décadas que Donald Johanson halló el esqueleto de Lucy durante una misión antropológica en Etiopía. El hallazgo permitió probar por primera vez que los ascendientes del Sapiens podían andar erguidos hace 3,2 millones de años. El esqueleto, del que se descubrió un 40%, llevaría el nombre de Lucy por la canción de Los Beatles Lucy en the sky with diamonds, que sonaba en el momento del hallazgo.
En la exposición La cuna de la humanidad Johanson pudo contemplar una réplica de Lucy, así como los fósiles hallados en 1986. Cabe recordar que la primera Austrolapithecus también está representada en la galería de los homínidos de la planta cero del MEH

Fuente:  http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z6D1AA688-C297-005A-73ACB81E3474C7C2/20140914/johanson/valora/raiz/profunda/neandertales/atapuerca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada