jueves, 23 de enero de 2014

-Pérdida de fortificaciones en La Bureba.

El paso del tiempo ha dejado en apenas una sombra el sistema de fortificaciones militares medievales de la comarca burebana que contó con treinta de estos elementos en sus momentos de mayor esplendor.  Así una decena de castillos y dos torres has desaparecido sin dejar apenas rastro siendo la más reciente la Torre de Zuñeda que contaba incluso con la etiqueta de BIC.

Curiosamente, según los datos disponibles, esta torre ya no existía en la década de los 80 cuando se redacto el listado siendo su último uso conocido el de pajar y gallinero quedando ahora solo un suelo de cemento.

Esta pérdida patrimonial ha sido documentada en un trabajo de investigación realizado por Ricardo Cuesta recurriendo tanto a bibliografía sobre el tema como a fuentes orales. Así no solo ha quedado constatada la desaparición de las fortificaciones sino el estado próximo al mismo destino de otras de las que aún se conservan restos susceptibles de puesta en valor turístico.

Un ejemplo es el castillo de Rojas de Bureba construido en el siglo X, que hasta principios del XX aún presentaba elementos en buen estado, y que actualmente se cae, literalmente, a pedazos. Incluso en algunas villas como Río Quintanilla en el Valle de las Caderechas se localiza la cara y la cruz de las construcciones defensivas burebanas. Por un lado se ha recuperado su torre defensiva como atractivo turístico pero a poca distancia, sobre el Cerro de San Vicente, se localiza uno de los escasísimos restos de la presencia de los Templarios en La Bureba en ruinas.

Curiosamente otro de los castillos desaparecidos en la comarca, el que existió en la villa de Buezo a las orillas de los lagos de San Vicente, también estuvo vinculado a la orden de los caballeros templarios. Solo se conservan unos mínimos restos de la construcción en la Cueva de San Vicente del santuario de Santa Casilda. La puesta en valor de los castillos y torres que aún hoy sobreviven e incluso la señalización de los antiguos emplazamientos es considerado como un recurso de interés por los especialistas en turismo de interior.

Señala que el diseño de una ruta de castillos burebanos sería un incentivo más para los visitantes señalando que muchos de ellos se ubican, o ubicaron, en lugares donde otros atractivos presentan mejor estado de conservación.

Un ejemplo de fusionar ambas posibilidades se localiza en la villa de Pancorbo que ha recuperado una de las construcciones militares, la fortaleza de Santa Engracia, más ‘joven’ de la comarca. Este fuerte fue edificado en un punto de altura superior al antiguo castillo pancorbino que se encuentra en la lista de elementos en riesgo de desaparecer.

Fuente: http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/2014-01-23/un-estudio-alerta-de-la-perdida-de-12-fortificaciones-en-la-bureba

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada