jueves, 3 de mayo de 2012

-La osa Jimena se cobija en Burgos.

Pesa cuatro kilos y ochocientos gramos, no se dejó medir, pero no es más grande que este periódico desplegado y, aunque tiene un aspecto de peluche la fiera sacó sus garras cuando los veterinarios se acercaron a ella para tomar muestras. Jimena, la osezna de cuatro meses hallada por un particular el pasado viernes en Palacios del Sil, ya ha sido trasladada al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos, donde es sometida a un periodo de aislamiento a la espera de los resultados del operativo, una especie de ‘operación oso pardo’, montado para buscar a su madre en una zona muy concreta del extenso territorio que separa las vertientes leonesa y asturiana de la montaña cantábrica.

Pero cada día que pasa, las posibilidades de hallarla se reducen un 15%. Y a este paso, el fin de semana será la fecha tope para dar por zanjada la búsqueda y pasar al plan B: conservar a la osezna en un retiro absoluto durante todo el verano e intentar reintroducirla en el entorno donde fue encontrada ya en los meses de octubre o noviembre, cuando haya frutos y comida en abundancia y la osezna tenga un tamaño para su relativa autodefensa.

 Todos los implicados en la trascendental salvación de esta osezna saben que se enfrentan a un reto único en España, puesto que Jimena es el plantígrado más joven que se ha hallado huérfano hasta ahora, lo que implica un camino lleno de riesgos durante los próximos meses.

Fuente: www.elcorreodeburgos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada