martes, 8 de noviembre de 2011

-El castillo de Arganzón en los documentos. Siglo VIII- XIII


La Arqueología de épocas históricas tiene la ventaja de poder contar con textos escritos que ayudan a complementar, revisar y contrastar los hallazgos arqueológicos con el conocimiento histórico que se puede sacar del estudio de las fuentes documentales. Aunque en numerosas ocasiones, uno y otro registro se complementan, en otras los datos registrados en uno contradicen lo que se extrae del otro. Esto no quiere decir que uno u otro sean mentira, si no que es necesaria una labor de crítica y estudio intenso que ayuden a explicar esta contradicción. Es, por tanto, muy importante contar con los dos tipos de registro, si es posible, a la hora de estudiar las sociedades del pasado, y estudiarlos de manera crítica.


Como no podía ser de otra manera, la Historia del Castillo de Arganzón es muy larga en el tiempo, abarcando diversas épocas y problemas históricos en los que el castillo fue un elemento más de unas sociedades tan complejas como la nuestra propia.
La primera referencia documental que tenemos del entorno del castillo en la Alta Edad Media se encuentra en una fuente árabe fechada en el año 801 en el que se relata una escaramuza contra las tropas de un árabe llamado Mu´awiyya: 

En ese (año) el emir al-Hakam, inmediatamente después de haber concluido la guerra con Sulayman, su tío paterno, envió tropas en una campaña contra la tierra del enemigo (ard al’adūw), que Dios la quiebre. Dio su mando a su hermano Mu’awiyya, hijo del emir Hišām, hijo del emir ˁAbd al-Ramān, que marchó directamente hacia el país (balad) de Al.ba y al-Qilāˁ. Sufrió su ejército un traspié en el desfiladero (faŷŷ) de Ar.g.n.sūn en el mes de ramadān de ese (año), donde perdió un grupo de principales.

La segunda de las fuentes en las que se hace referencia a Arganzón es el Cartulario de San Millán en el que se dice que en 871-872 se dona a San Vicente de Acosta la iglesia de “Sancta Maria de Foze de Arganzone”, cuya ubicación todavía es desconocida. 
Por último, en el año 1191 el rey Alfonso VIII concede un fuero a la nueva puebla de Arganzón, en la frontera entre los reinos de Castilla y Navarra.
Tendremos que esperar hasta el año 1199-1200 cuando, en la crónica latina de los reyes de Castilla se dice que: 

Entre tanto el rey de Castilla asedó Vitoria, y mientras duraba el asedio, adquirió todas las fortalezas vecinas, Treviño, Arganzón, Santa Cruz, Alchorroza, Vitoria la Vieja, Arlucea, la tierra que se llama Guipúzcoa, incluso San Sebastián, Marañón, San Vicente y algunas otras”.

Por lo que en estos momentos se encuentra, con seguridad, una “fortaleza”, aunque no podemos saber qué características tenía ni qué tipo de estructuras y edificios se encontraban en ella. Esta es una de las cuestiones principales que se buscan resolver con las actuales excavaciones.
 
Fuente:   http://proyectoarganzon.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada