lunes, 26 de junio de 2017

-Yacimiento de Peñas Sacras de Gete (Pinilla de los Barruecos).

 Enlace: http://burgosconecta.es/2017/06/18/en-busca-del-pasado-celta-burgales-en-el-yacimiento-de-penas-sacras-de-gete/

Un equipo de quince personas, entre investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Universidad de Burgos, apoyados por voluntarios del pueblo, volverá este verano a trabajar en el yacimiento arqueológico de Gete (pequeño pueblo perteneciente a Pinilla de los Barruecos). El objetivo es buscar evidencias que demuestren que la peña descubierta al finalizar la campaña de 2016 es una Roca Sacra, que se sumaría a La Peña y el Altar de los Tres Tronos, los otros dos santuarios célticos identificados en la zona.
Ignacio Ruiz, profesor de la UNED y coordinador del proyecto, ha recordado que la roca presenta muestras de acción humana, pero toca limpiarla para comprobar el alcance de las mismas antes de asegurar que se trataría del tercer santuario. Una vez más, la casualidad ha jugado a favor de la historia, pues La Peña y el Altar de los Tres Tronos también se encontraron circunstancialmente, cuando vecinos de la zona (uno de ellos, una alumna de Ruiz), detectaron evidencias antrópicas en estas inmensas rocas.

En la foto se ven las escaleras de acceso al altar. BC

Las peñas presentan oquedades realizadas por la mano del hombre, lóculos a modo de ventanas; también retranqueos y accesos subsidiarios, así como escaleras, si bien este caso se trataría de elementos añadidos en época romana, lo que demuestra a su vez que los santuarios conservaron su carácter religioso más allá de la época celta. Los investigadores han trabajado en el yacimiento en 2015 y 2016, limpiando La Peña y el Altar de los Tres Tronos, en busca de epigrafías o grabados, aunque sin éxito.
Eso sí, la investigación sigue en marcha, aunque este año se vayan a centrar en esa posible tercera roca sagrada. Ignacio Ruiz ha recordado que Gete se ubica en una zona de paso entre el Alto Arlanza y el Alto Duero, así que es un lugar sagrado, como bien ponen de manifiesto la existencia de eremitorios de la Edad Media o antiguas necrópolis, como la de Regumiel de la Sierra. Era vía de comunicación en la Edad del Bronce, en la Edad del Hierro y también en época romana, con asentamientos de población permanentes.


Imagen del Altar de los Tres Tronos. BC

El profesor de la UNED ha recordado que los celtas, de ahí que sus asentamientos se dividiesen en los castros (poblados amurallados para separarse de la naturaleza, el mundo espiritual) y los lugares sagrados en los que se manifestaban los dioses. Esos lugares podían ser cuevas, claros en el bosque, lagunas o rocas, como en el caso de Gete, y en muchas ocasiones han conservado su carácter religioso. Los romanos los reconvirtieron, y también los cristianos, que ubicaron algunas de sus ermitas en zonas con reminiscencia de altares célticos.
Si hablamos del yacimiento de Gete, las investigaciones apuntan a que La Peña sería una roca de sacrificio y lugar de reunión, en el que los pueblos celtas celebraban comidas colectivas y cerraban negocios. Sería una transposición de las romerías católicas, ha afirmado el profesor.  Mientras, el Altar de los Tres Tronos es un ejemplo paradigmático de santuarios celtas de tres, cinco o siete tronos, un tipo de lugar sagrado que está poco estudiado, así que poco se sabe de su simbolismo religioso. Podrían ser altares de ofrenda, pero no se sabe con exactitud.
La campaña de excavaciones se realizará durante la segunda semana de agosto, aunque algunos trabajos podrían comenzar en julio. El proyecto cuenta con la colaboración económica de la Diputación y de la Fundación Caja Rural. Ruiz ha recordado que la investigación en Gete forma parte de un proyecto, más amplio, coordinado por el arqueólogo e historiador Martín Almagro, para descubrir el pasado celta de España y Portugal, uno de los menos estudiados en la época contemporánea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario